TecnoXplora » Gadgets

ORIGINAL Y SUMERGIBLE

RE Camera de HTC, un periscopio para todos los bolsillos

HTC se atreve con una cámara personal a lo GoPro, sin visor ni pantalla y con un diseño muy ergonómico que te puede ayudar a capturar buenos momentos.

Selfies bajo el agua: 1,2,3... Splash!

HTC Selfies bajo el agua: 1,2,3... Splash!

Publicidad

¿Quién no ha grabado con el teléfono sin disfrutar realmente de la escena que se tiene delante? A pesar de la buena estabilización de imagen que tienen los smartphones actuales y el buen agarre que ofrece la mayoría de ellos, no siempre se consiguen buenos vídeos. HTC cree que con su nuevo juguetito, que a simple vista parece un inhalador para asmáticos, puede ayudar a hacerte esta labor más sencilla y rápida.

La compañía taiwanesa ha entrado en el mercado de las cámaras “de acción” con su RE Camera, un gadget compacto que se inicia con tan solo agarrarla. La falta de visor la suple con un gran angular de 146º, que permite tener un ángulo de visión mayor que con un objetivo normal. Además, se puede activar un modo ultra-gran angular (que da la sensación de estar usando un objetivo de ojo de pez, más submarina imposible) desde una aplicación asociada, aunque la cámara se puede usar perfectamente sin necesidad de esta app.

Su sensor de 16 megapíxeles es similar al de una cámara compacta y también graba vídeos en HD a 1080 píxeles, aunque si grabamos en slow motion la calidad se reduce a 720p, aún HD. La única pega es que la lente parece un poco desprotegida.

La cámara, que tiene forma de L invertida, posee un acabado de plástico duro y un diseño que hará que mucha gente te mire extrañada preguntando si tienes un periscopio entre manos. Cuenta con un botón para hacer fotos y vídeos y otro para las funciones de slow motion y time lapse, además de un LED que indica si está en uso o si la batería es baja. Se carga por una ranura micro USB y tiene una memoria ampliable mediante tarjeta micro SD hasta 256 GB.

Arriba el periscopio

Lo mejor es su resistencia al agua, en un grado IPX7 según el estándar internacional, que indica que “el objeto debe soportar sin filtración alguna la inmersión completa a un metro durante treinta minutos”, lo que es un punto fuerte para utilizar en una piscina o en la montaña sin necesidad de carcasa.

La buena calidad de imagen y el encendido automático son otros puntos fuertes del aparato, aunque si contamos con un teléfono de gama alta puede dolernos invertir 169 euros en este gadget. Es una cámara de bolsillo, sí, pero quizá no veamos necesario rascarnos el bolsillo para comprar una. Además, hay que tener en cuenta la competencia de las famosas cámaras GoPro.

Para los que quieran ampliar funcionalidades y tener la posibilidad de ver en pantalla lo que capta la RE Camera hay una aplicación para iOS y Android que te ayuda a sincronizarla con tu teléfono vía Bluetooth.

Abajo el periscopio

La app es útil para transmitir fotos, utilizarla como visor y aplicar opciones avanzadas como la estabilización de imagen, el cambio de orientación de horizontal a vertical, la configuración del tiempo del modo 'time lapse' y la posibilidad de compartir fácilmente las fotos. Queda claro que el carácter de este juguete es eminentemente social y para usos esporádicos.

Tras un mes de uso no parece que pueda convertirse en algo imprescindible como un smartphone, aunque si tienes uno con una cámara regulera seguramente no te separes de esta suerte de Ventolín. Casi se podría considerar esta apuesta de HTC como una incursión en el mundo de los wearables más que en el de las cámaras de acción.

Publicidad