Las gafas de realidad virtual y sus aplicaciones prácticas están cada vez más extendidas, y muestra de ello es que, hoy por hoy, ya se puede aprender inglés a través de esta nueva tecnología.

Hemos visitado la escuela de idiomas The Green Monkey, desde donde están comenzando a utilizar las gafas de realidad virtual y las experiencias inmersivas para enseñar inglés tanto a los más pequeños como a los adultos, que se pueden enfrentar a exposiciones en público en el idioma de Shakespeare gracias a esta tecnología.

Otra de las aplicaciones de la realidad virtual donde más se está avanzando es en el campo del retail. Desde Virtual Voyagers desarrollan sus propias experiencias para que las personas puedan saber con qué vestirse un día u otro, y la "esperanza" es que en breve este tipo de tecnología esté implantando en numerosas tiendas de ropa online para que puedas saber cómo te queda una prenda, e incluso su textura, antes de comprarla.

Estos son solo dos ejemplos de lo que está por llegar, cuando las gafas de realidad virtual dejen de ser un objeto rara avis o para regalar en Navidades y comience a extenderse su uso porque realmente lo necesitemos.