Ha saltado la alarma por el Apple Watch, y no nos referimos al despertador del reloj inteligente: crece la preocupación por el primer gran agujero de seguridad del 'gadget' estrella de los de Cupertino para este año.

El smartwatch tiene una clave de acceso para ser bloqueado cuando se retira de la muñeca para evitar que sea utilizado sin permiso cuando se está cargando o en caso de robo. Pero un 'bug' en el sistema operativo (Watch OS 1.0) permite que el reloj pueda resetearse fácilmente y activarse poco después vinculado a otro iPhone. Esto lo han demostrado en un vídeo de poco más de un minuto en la web Idownloadblog.

Sabemos que el código de bloqueo impide el acceso a los datos personales almacenados en la memoria del 'wearable', pero en el vídeo vemos cómo no sucede nada cuando un ladrón restablece el Apple Watch a su configuración original de fábrica y lo vuelve a encender.

El procedimiento es muy sencillo, siempre que el reloj no esté colocado en la muñeca. Hay que pulsar el botón para acceder a la agenda para que aparezca la opción 'Apagar dispositivo'. Con una pulsación larga aparece el mensaje para restablecer el smartwatch. Todo sin necesidad de introducir los cuatro dígitos.

Esto no ocurre con un iPhone o iPad desde iOS7 (2013), gracias a la funcionalidad “bloqueo de activación” (marcada por defecto desde iOS8), que obliga a introducir la cuenta y contraseña del usuario original cuando se resetea el dispositivo para su uso por otra persona.

Es incomprensible que Apple no haya pensado en esta opción de seguridad para un dispositivo que cuesta más de 350 euros en su modelo más bajo, pero ahora que se conoce el 'bug' seguramente se pongan a ello inmediatamente. De lo contrario va a ser mejor que los propietarios no se separen de su Watch ni a sol ni a sombra.