TecnoXplora » Gadgets

LOS DE CUPERTINO HAN TARDADO EN LLEGAR

El Apple Watch llega al mercado, pero le esperan rivales potentes

Pese a quien pese, con la llegada del Apple Watch, el mercado de los relojes inteligentes adquiere una nueva dimensión y se acerca al gran público. Sin embargo, no se puede negar que los de Cupertino han llegado algo tarde y ya tienen rivales potentes. Son estos.

El nuevo Apple Watch

Apple El nuevo Apple Watch

Publicidad

Hasta que Apple -tal y como esperaba todo el mundo- se subió al carro de los 'smartwatches', había dos viajeros en el vehículo (que, por el momento, no pasa de estar tirado por burros): Android Wear y los demás. Ahora, la manzana quiere hacerse con las riendas (nunca mejor dicho) y, a poder ser, cambiar los asnos por un par de caballos o, incluso, un rudimentario motor de vapor.

Pero para ello tendrá que pelearse con algunos pasajeros, y ya se sabe que nadie quiere ir en el asiento de atrás, que marea.

Por ahora no está muy claro quién lleva la delantera. Android Wear tiene detrás a Google, pero es un sistema operativo que todavía tiene que demostrar que puede ser más que un centro de notificaciones en la muñeca (uno al que, por cierto, le dura un suspiro la batería). A nivel de aplicaciones está en paños menores, pero muy por delante de sus rivales (el apoyo de Google se nota).

Tras unos experimentos con pantallas cuadradas, los principales representantes de lo que puede hacer Wear son Moto 360 y LG G Watch R. Con un aspecto que imita al de un reloj tradicional (redondo y metálico, como el culo de Bender), casi se han centrado más en el diseño que en lo que pueden hacer.

Ojo con esto, que puede ser una de las claves del sector y jugaría en contra de Apple: en la muñeca queremos relojes; en los bolsillos, teléfonos; y los experimentos, con gaseosa.

Esto también hace que en la práctica las diferencias entre estos dos y el resto de dispositivos Wear sean también de diseño. Si hacen lo mismo, lo único que pueden aportar es hacerlo en un cuerpo más bonito, que es el motivo por el que Brad Pitt o Jared Leto cobran más.

Por otro lado están los otros, un grupo que básicamente se reduce a Pebble y lo que hace Samsung. Los coreanos, por cierto, también tienen algún cacharro con el sistema operativo de Google, pero la impresión es que están porque tienen que estar y que en cuanto consigan que sus terminales basados en Tizen cojan tracción abandonarán Wear.

Actualmente el peso pesado es Gear S, al que el peso le viene por ser el más completo (de hecho, no depende de un teléfono para funcionar), pero también por los gramos: no es para todas las muñecas.

Con su pantalla de tinta electrónica y su sistema operativo propio, Pebble fue el que comenzó con esta fiebre con una campaña que batió todos récords en Kickstarter. Después llegaron una versión mucho más elegante en metal (acompañada de una tienda de aplicaciones) y este año otro proyecto en la página de financiación que pulverizó el récord que había establecido el primer modelo.

Pebble Time, que así se llama, cambia la interfaz y ofrece unos colores que eran muy necesarios para luchar con el resto de dispositivos. El diseño se aleja de lo visto en los modelos anteriores y se acerca mucho al Apple Watch, de forma que cierra el círculo del smartwatch.

¿Y qué hay de las pulseras? Bien, gracias, pero para correr. Quien únicamente busque una forma de monitorizar su actividad física y, tal vez, recibir notificaciones sencillas o cambiar el tema de Spotify por uno más apropiado para hacer ejercicio, puede buscar aquí. Eso sí, todos estos relojes también sirven para eso.

Publicidad