EL PRODUCTO YA TIENE LA AUTORIZACIÓN DE LA FCC

EL PRODUCTO YA TIENE LA AUTORIZACIÓN DE LA FCC

Apple lanza su propio sensor que registra nuestras horas de sueño

Es una evolución del sensor fabricado por Beddit, compañía que adquirió en 2017

Dormir más de la cuenta tampoco es bueno para la salud
Dormir más de la cuenta tampoco es bueno para la salud | Pixabay

Miguel López | @mlopca | Madrid | 11/12/2018

Apple tiene una misión para su futuro: dejar de depender tanto de las ventas de los iPhone y buscar modos de aumentar los ingresos con el resto de sus productos y servicios. Ya lo está consiguiendo con los wearables (las ventas del Apple Watch crecen), y ahora vemos otro movimiento más para seguir creciendo en el mercado de los accesorios.

Ese movimiento es la aprobación por parte de la FCC (Federal Communications Commission) para que Apple distribuya un accesorio nuevo: un sensor para medir las constantes de nuestro sueño, algo que ya hacen pulseras de la competencia y que algún que otro usuario de los Apple Watch prueban con una aplicación especial. El producto ya ha empezado a venderse en los Estados Unidos.

Analizar nuestro sueño tiene ventajas que ya se han demostrado: podemos determinar si dormimos o no dormimos bien diferenciando entre fases de sueño ligero o sueño profundo, podemos configurar un despertador inteligente que suene en el mejor momento de una franja determinada de tiempo en vez de a una hora fija e incluso podemos detectar anomalías como apneas de sueño sin tener que desplazarnos a un hospital y dormir completamente cubierto de sensores y de maquinaria.

Hay varias formas de hacer esto: detectando el ruido de nuestra respiración mediante un micrófono (hay aplicaciones que lo hacen pidiéndonos que coloquemos el iPhone cerca de la cama) o mediante nuestro propio movimiento con la ayuda de un dispositivo atado a nuestra muñeca.

Lo que muchos piensan cuando quieren medir su sueño utilizando los productos de Apple es en hacerlo con el Apple Watch, pero hay un problema: ese reloj inteligente está pensado para que lo carguemos durante la noche y no para que nos lo dejemos puesto mientras dormimos. Así que la solución de la compañía de Cupertino es una cinta que colocaremos bajo la sábana bajera del colchón, con sensores que detectarán nuestros movimientos para determinar si dormimos bien.

Esta cinta no es un invento propio de Apple: la primera compañía en lanzarlo fue Beddit, pero Apple la adquirió en mayo de 2017 para quedarse con el producto. Y ahora, cerca de dos años después, ya tiene el visto bueno de la FCC para venderlo con todos los cambios que los ingenieros de Cupertino deben haber añadido.

El sensor Beddit se coloca en el colchón de las camas para que sus sensores registren cómo dormimos | Beddit

Así que además de los datos de nuestra actividad física, ritmo cardiaco y otras constantes vitales, Apple añadirá también nuestros datos de sueño en su aplicación Salud. Y es una tendencia que no parece que vaya a aflojar, porque hasta los rumores de los AirPods 2 hablan de sensores de salud integrándose en esos auriculares.

Naturalmente, todos esos datos sobre nuestro sueño quedarán cifrados junto con el resto de los datos de salud. Apple es una de las pocas compañías que prioriza la privacidad de sus consumidores por encima de la posibilidad de ingresar dinero vendiéndolos, y en el caso de los datos de salud lo destaca todavía más negándose a hacer copias de seguridad de ellos a menos que el usuario active el cifrado de datos en esa copia.

El filón de Apple aquí es lograr que sus productos tengan una ventaja más: ayudarnos a cuidar nuestra forma física y nuestra salud. Sin ir más lejos, la última campaña publicitaria de la compañía son algunos vídeos en los que se explican historias reales de personas que han podido salvar sus vidas gracias a avisos previos del Apple Watch.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.