Los altavoces inteligentes sirven obtener información de todo –básicamente la que está accesible en Internet– poner música a tu gusto (no hay que olvidar que son altavoces), comprar a través de ellos y casi todas las tareas que puedas pedir al asistente personal de tu móvil. Algunos también permiten llamar.

Es lo que ocurrió, de forma inesperada y por suerte, durante un episodio de violencia doméstica en Estados Unidos. La policía de Albuquerque, en el estado de Nuevo México, recibió una llamada. Nadie contestó. Solo se oían de fondo los ruidos de una disputa. Estaba claro que tenía lugar una escena de violencia dentro de esa casa.

Lo que había ocurrido, según trascendió, es que el agresor, mientras apuntaba con una pistola a su novia, le preguntó si había llamado al sheriff. “Did you call the sheriffs?”, debió gritar. Era un momento en que el altavoz inteligente estaba escuchando y entendió lo siguiente: “call the sheriffs”. Dicho y hecho. El dispositivo inició la llamada.

En cuanto fue evidente que al otro hilo de la llamada estaba teniendo lugar un episodio de violencia, la policía se puso en marcha. Llegaron a la casa y, tras horas de negociación, sacaron al agresor. La víctima estaba heridas, pero no necesitó pasar por el hospital para recibir tratamiento, mientras que la hija de ambas no tenía daños.

Imagen no disponible | Atresmedia

Cuando se conoció la noticia trascendió que había sido Google Home el altavoz implicado en el suceso. Pero después se aclaró que la policía de Albuquerque no había especificado que se tratara de este dispositivo. Podría ser cualquier, pues, desde el Amazon Echo a algunas de las réplicas que tienen a Alexa como cerebro o Sonos, una de las marcas más reconocidas.

En todo caso, la extravagante historia hace plantearse algunas dudas sobre los altavoces inteligentes. ¿Están siempre en modo escucha? ¿Acaso graban todo lo que decimos, aunque no sea para ellos? Amazon y Google tienen sus políticas al respecto. Sus altavoces crean cuentas personalizadas, con los intereses de cada usuario. Pero no llega a estar claro cuánto tiempo se mantienen estos datos ni en qué momentos se recopilan.

Otro de los episodios que revela la información que estos altavoces captan de sus usuarios es el caso de un homicidio, donde Amazon Echo podía tener la clave de la relación entre el presunto homicida y la víctima. Otra historia para pensarla.