TecnoXplora » Gadgets

LA BATERÍA INTEGRADA ES INEVITABLE

Se acabó el experimento: las baterías extraíbles han muerto

LG lo intentó, y otros antes que ellos. Pero la diferencia abrumadora respecto a los competidores y los malos resultados de venta hacen evidente el fracaso del experimento.

Terminales de LG

LG Terminales de LG

Publicidad

Javier Lacort | @jlacort | Madrid
| 29.12.2016 17:11

Fin de la fiesta. Lo que comenzó como un canon en los smartphones, heredado de la época de los teléfonos-móviles-De-Toda-La-Vida™, está virtualmente muerto.

Hablamos de las baterías extraíbles, que han pasado de ser el argumento de venta de muchos fabricantes frente al iPhone a convertirse en un 'rara avis'. Los smartphones de gama alta presentados en 2016 dejan poco espacio para las dudas:

⁃ iPhone 7: batería no extraíble

⁃ Samsung Galaxy S7: batería no extraíble

⁃ Samsung Galaxy Note 7: batería no extraíble

⁃ Sony Xperia XZ: batería no extraíble

⁃ Huawei P9: batería no extraíble

⁃ HTC 10: batería no extraíble

⁃ Moto Z: batería no extraíble

⁃ Google Pixel: batería no extraíble

...

Y en el otro bando…

⁃ LG G5: batería extraíble

LG se ha quedado sola. Y además, con un futuro poco prometedor para este formato: la idea de la batería extraíble tiene como germen el concepto de teléfono modular, con el que LG ha propuesto un terminal lleno de mods con los que vitaminar sus capacidades. Desafortunadamente, no le ha ido muy bien: las cifras de ventas han dejado entrever que LG descartará repetir formato en 2017. Así que muy posiblemente volverá a la batería no extraíble, como el resto.

Las baterías extraíbles tienen un problema: requieren de un espacio para piezas móviles, algo que siempre acarrea compromisos en un terminal. Además, ahora que muchos smartphones resisten al agua, dejar la batería extraíble supone nuevos compromisos. El Galaxy S5, uno de los escasos terminales que han llegado con resistencia al agua y batería extraíble, tenía como protección apenas una membrana interna tras la carcasa de plástico. No volvieron a repetir la jugada.

Podemos ir haciéndonos a la idea de que la ventaja que tienen las baterías extraíbles está en peligro de extinción. Poder cambiarlas en caliente por una cargada es un punto a favor, pero los mAh que hemos ganado en los últimos tiempos, la llegada masiva de baterías externas y el espacio físico (vital en tiempos de miniaturización) son suficientes argumentos. Adiós, batería extraible. Hola, batería integrada.

Publicidad