Puedes recurrir a tomar un café o un té después de comer para activarte y engañar al sueño, pero cuando no has dormido bien durante la noche, una de las mejores ideas para recuperar esas fuerzas que faltan para acabar el día es tomarse una siesta. Pero más allá de eso, es una costumbre que cuenta con diversos beneficios que seguramente desconocías. Te los enseñamos en un vídeo.

España es mundialmente conocida por la siesta. Esta forma parte de la tradición nacional y para muchas personas es algo imprescindible en su día a día, ya sea por costumbre o por necesidad. Sin embargo, lo que hace unos años era algo mucho más practicado en este país, ahora apenas la mitad de sus ciudadanos lo realizan. El tiempo es oro y no alcanza para tanto. O eso es lo que parece.

Hay lugares en el mundo donde la siesta se considera un derecho y es sagrada. Esta práctica tan tradicional y característica de España ha sido apartada por las exigencias que requiere la rutina, pero dicha costumbre no nace en este país, sino en la Antigua Roma. La palabra "siesta" proviene del latín "sexta". Los días estaban divididos en 12 horas, por lo que la hora sexta significaba la mitad del día. Los romanos se tomaban este momento para descansar, retomar las energía y así continuar con sus quehaceres. En España, la sexta hora equivale al periodo comprendido entre la una y las tres de la tarde, según la época del año.

Pocas son las personas que llegan a las 8 horas de sueño diarias. Un estudio publicado en la revista Science Advances calculó, utilizando datos de smartphones, la media de horas dormida en 20 países. La de España era de 7 horas y 45 minutos, debajo de la media de los países que analizaba el estudio. Además, el promedio de la hora a la que se acuestan los españoles es la medianoche, a diferencia de otros países vecinos, como Alemania, Francia o Italia (las 10pm, las 10.30pm y las 11pm respectivamente).

Hace unos años, una empresa hotelera tomó la iniciativa de incorporar sillas para dormir la siesta en la estación de Atocha de Madrid, ofreciéndoles a los trabajadores que se encontraran de paso, la oportunidad de tomar un breve descanso para volver al trabajo con energía. Esto sería una medida efectiva para combatir lo que se conoce como "presentismo laboral o absentismo presencial", el opuesto a la productividad, y uno de los problemas laborales más importantes a los que se enfrentan las empresas actualmente. Una situación que ha aumentado desde la crisis financiera, que contribuye a un descenso de la productividad y el rendimiento los trabajadores que, por temor a perder su puesto, emplean más horas en el trabajo dando la sensación de tener un compromiso mayor, pero sólo logrando con ello aumentar el agotamiento y disminuir la productividad y la motivación.

Hay empresas que son conscientes de los beneficios que conlleva dedicar una pausa para dormir después de comer a mitad del día, y por tanto apuestan por espacios donde sus empleados puedan desconectar unos minutos y descansar. Se han elaborado muchos estudios al respecto de esta práctica, y tras ver el vídeo podrás conocer los motivos por los que echarse una siesta es algo tan recomendable.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Expertos piden que se permita una hora de siesta a los trabajadores tras el cambio de hora

Cuánto tiempo necesitas dormir: descúbrelo con este sencillo método

¿Qué posición adoptas para dormir? Esto es lo que dice sobre ti tu postura