SONIDOS RELAJANTES

Lo que realmente pasa en el cerebro cuando escuchas ASMR

Estos sonidos producen ondas cerebrales asociadas a la relajación.

Hyliacom

Publicidad

En la actualidad, cada vez hay más contenido en el mundo de Internet con vídeos de lo que se llama ASMR. Esto quiere decir "Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma". Hasta hace no mucho tiempo no había estudios científicos sobre este fenómeno, sin embargo, ya se está comenzando a investigar sobre ello.

Qué es el sonido ASMR

Lo que hace es producir sonidos tanto espontáneos como creados intencionadamente que generan sensaciones en el receptor. Provoca una respuesta emocional que se traduce en el placer y en la relajación de la persona que lo está escuchando.

El ASMR lo puedes encontrar a través de vídeos (por ejemplo, en YouTube) o bien en plataformas de música como Spotify.

Un momento en el que el uso del ASMR es muy frecuente, es el instante justo antes de irte a dormir o para reducir el estrés. Los sonidos lentos que son como suspiros ayudan a conciliar el sueño. Hay tanto que descubrir sobre este fenómeno que el fisiólogo Richard Craig ha fundado la Universidad de ASMR para seguir estudiando la respuesta de nuestro cerebro.

Hay estudios que corroboran los efectos del ASMR

Asimismo, existen estudios científicos sobre este fenómeno como los realizados por investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Oxford y la Universidad Metropolitana de Manchester. Se ha llegado a la conclusión de que genera efectos fisiológicos. Hay casos en los que se ralentiza el pulso relajando el organismo o donde aumenta la conductividad de la piel. Estas señales podrían relacionarse con el estrés, pero cada vez hay más estudios que demuestran que son indicios de placer.

Cabe aclarar que no hay un sonido específico que produzca ASMR. En Internet podemos encontrar contenido gratuito ilimitado desde la lluvia escuchada detrás de una ventana hasta personas masticando alimentos. Por lo tanto, hay que buscar el sonido que mejor se ajuste a cada uno.

Sin embargo, no todo el mundo es capaz de sentir ese cosquilleo con estos sonidos. Puede que tú te pongas ASMR y tras escucharlo te quedes en el mismo estado que hace unos minutos. El poder experimentar esta sensación está determinado por la genética, quizá seas de esos afortunados.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Crean una app capaz de detectar COVID-19 analizando el sonido de nuestra tos

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad