Cuando una relación sentimental se termina, duele profundamente y se produce un cambio en nuestro cuerpo y en nuestro día a día. Hasta que logramos superarlo y seguir adelante con nuestra vida, el proceso puede antojarse eterno. Pero, ¿por qué es tan doloroso exactamente? En este vídeo te lo explicamos.

Somos seres sociales por naturaleza. Desde que nacemos, interactuamos con personas de alrededor, y establecemos vínculos con ellos: padres, familiares, amigos… Sentimos distintos tipos de amor, una emoción muy fuerte que a lo largo de toda la vida vamos experimentando de diferentes maneras y en ella se basan gran parte de nuestros actos.

Sufrir una ruptura significa sufrir un proceso de cambio muy difícil. Tenemos que rehacer nuestra vida, sin los hábitos que hemos creado con la otra persona, y renunciar a muchas cosas. Cada persona lo afronta de maneras diferentes, y cada circunstancia es particular. Pero lo que está claro es que cuando el amor se termina, duele. La pregunta es ¿por qué? Influyen muchos factores: la memoria, la costumbre, los vínculos en común, momentos buenos, momentos duros… Pero más allá de ello, hay una explicación básica, y que seguramente desconocías: lo que le sucede a nuestro cerebro cuando el amor se rompe.

Un interesante artículo publicado en la revista Psichology Today señala la memoria como un gran obstáculo para superar una ruptura. Cuando termina una relación, los recuerdos vuelan enseguida a nuestra mente. Los buenos, sobre todo, derrumbando aún más nuestras emociones. Aunque también recordamos los malos momentos, y eso nos ayuda a no olvidar las razones por las que el amor se rompió. El autor del artículo y profesor de psicología cognitiva, Robert N. Kraft, Ph.D., da consejos para enfrentarse a la memoria y a uno mismo y así afrontar una ruptura de la manera más sana posible y seguir adelante con la vida.

No obstante, no solo la memoria es un gran obstáculo, nuestro cerebro es el gran culpable de que las rupturas sean tan dolorosas. Descubre todos los detalles de por qué en el vídeo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Comer pescado no solo es bueno para la dieta, también influye en las emociones

¿Con qué parte del cerebro sentimos? ¿Qué parte se activa si comemos chocolate, por ejemplo?

Enamorado o borracho: sus cerebros se comportan igual