CURIOSIDAD

¿Por qué algunas comidas nos dan asco nada más verlas?

Esta es la razón por la que tú no soportas el plato de lentejas y a tu amigo le encanta.

Hyliacom

Publicidad

Está claro que hay platos de comida que solo de pensar en ellos se nos hace la boca agua y otros que ni recién cocinados podemos oler. Esta sensación de asco puede tener muchas causas. Una de las más comunes es la tradición cultural, muchos sienten asco por la misma comida.

Así es, que no le guste a alguien cercano a ti o que tradicionalmente se haya visto cómo indeseado hace que sintamos animadversión hacia ciertos platos de comida.

Sentir asco, en este caso por un alimento, puede deberse desde por su apariencia hasta por su olor. El asco es una emoción propia del ser humano, incluso de los mamíferos. Se trata de algo subjetivo y que tiene múltiples orígenes.

La razón fisiológica y cultural de sentir asco

El asco es un sentimiento que varía de una persona a otra. Cuando hablamos de comida sentidos como el gusto, el olfato e incluso la vista, entran en juego. El número de papilas gustativas que hay en nuestras lenguas varía de una persona a otra.

Algunas personas adoran el sabor amargo, mientras que a otras les resulta difícil tomar un café. Pero realmente, la mayor parte del gusto está relacionada con el olor. En la nariz existen cientos de receptores específicos y todos tenemos una mezcla diferente, haciendo del gusto o el asco una experiencia personal.

En ocasiones es tan especial, que uno de los ejemplos más curiosos es cuando una mujer está embarazada, durante su embarazo, la mayoría puede experimentar asco hacia al menos un alimento.

El asco hacia ciertos alimentos no es un sentimiento que se vaya a sentir durante toda la vida. Conforme maduramos nuestros gustos por la comida van cambiando. Por ejemplo, los niños pequeños son más propensos por sentir gusto hacia alimentos más dulces.

El problema del asco, es que en ocasiones deriva en que nuestra dieta no sea del todo equilibrada, pues, muchos de los productos más indeseados forman parte del espectro alimentario sano. Acostumbrarnos a aquello que no nos gusta es una tarea que se debe realizar con tiempo y paciencia.

SEGURO QUE TE INTERESA:

¿Estás a dieta? Científicos descubren cómo quitarte las ganas de comer comida grasienta

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad