TecnoXplora » CienciaXplora

CONSECUENCIAS DE LA INGRAVIDEZ

¿Puede quedarse sordo un astronauta durante una misión espacial?

Viajar al espacio provoca cambios físicos en los astronautas. Ahora, los cosmonautas que viven en la Estación Espacial Internacional han investigado los efectos de los viajes espaciales en el oído.

Publicidad

Mientras viven en la Estación Espacial Internacional, los astronautas realizan investigaciones científicas. Una de las últimas que han llevado a cabo es la medición de los efectos de los viajes espaciales en el oído humano. Estas son las conclusiones que han obtenido.

La ingravidez produce en el cuerpo de los astronautas cambios similares al envejecimiento, según la NASA. Sin embargo, la diferencia entre ambos radica en que la madurez de una persona ocurre en décadas, mientras que los cambios causados por la microgravedad se suceden en periodos cortos de tiempo.

Mediciones durante una semana

"Diagnóstico Acústico" es una investigación de la Agencia Espacial Europea, ESA, que prueba los niveles de audición de los miembros de la tripulación espacial. Estas mediciones del nivel de escucha se realizan antes, durante y después del vuelo para evaluar y comprobar los posibles efectos que el ruido de la Estación Espacial Internacional o los entornos de microgravedad o gravedad cero provocan en la audición.

La investigación considera que es importante "detectar y cuantificar los síntomas de la hipoacusia leve lo antes posible". Asimismo, considera que los efectos de esta incapacidad total y parcial para escuchar sonidos puede ser temporal, aunque también podría provocar una discapacidad auditiva. Estas se podrían producir en futuras misiones espaciales de larga duración.

El estudio fue llevado a cabo por el profesor Arturo Moleti, del Departamento de Física de la Universidad de Roma Tor Vergata y por Giorgio Penazza, del Campus Biomédico de Roma, Italia, y organizado por la ESA. Ambos profesores, junto con los astronautas que colaboraron en el proyecto, midieron las emisiones otacústicas que recibían los tripulantes mediante un dispositivo portátil durante una semana.

Estas pruebas proporcionan, tal como cita el estudio, "un diagnóstico rápido y no invasivo de la audición de un miembro de la tripulación". A diferencia de otras pruebas estándar, las otacústicas también se pueden llevar a cabo en el entorno ruidoso de la Estación Espacial.

Cadena de medida de la señal acústica
Cadena de medida de la señal acústica | Arturo Moleti/ESA

Resultados de las pruebas

Los resultados de las mediciones confirmaron que "los niveles de ruido altos y continuos, junto con el entorno de microgravedad, podrían afectar la sensibilidad auditiva". Los datos obtenidos a partir de la investigación muestran, además, que algunos astronautas demuestran un "ligero cambio en el umbral auditivo", por lo que monitorear su capacidad de escucha antes, durante y después de la misión fue muy útil en este sentido.

Estas consecuencias desfavorables para la audición de los cosmonautas se aplicarían, sobre todo, a astronautas que hubieran realizado visitas de larga duración a la Estación Espacial Internacional.

La investigación "Diagnóstico Acústico" ha intentado ofrecer un mejor conocimiento científico sobre los mecanismos auditivos en situaciones de ingravidez o microgravedad. Además, abre la posibilidad a monitorear estos posibles cambios acústicos, ya sean transitorios o permanentes, así como la presión intracraneal. Todo ello mientras los astronautas están en la Estación Espacial.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Lo que realmente le pasaría a nuestro cuerpo si muriera en el espacio

Publicidad