En más de una ocasión habremos experimentado el habernos levantado minutos antes de que suene el despertador. Incluso a veces la sincronización es tal que nos levantamos justo para apagarlo. Pero, ¿cómo es posible que ocurra esto? Tiene una explicación.

Si bien puede parecer que nos levantamos antes de que suene el despertador por pura casualidad, no es así.

Aunque muchas personas son madrugadoras de por sí, ponerse el despertador si tienes que ir a clase o a trabajar siempre es la opción más acertada. Nunca sabes si ese día te vas a quedar dormido o si vas a llegar tarde a aquello que tienes planeado hacer.

Además, el despertador nos permite llevar una rutina y organizarnos mejor el tiempo. De forma que a veces nos sirve para levantarnos con el tiempo suficiente para ducharnos o desayunar. O, por el contrario, retrasarlo por unos minutitos para poder descansar un poco más.

Sin embargo, hagas lo que hagas por las mañanas, lo cierto es que en multitud de ocasiones somos capaces de levantarnos minutos o incluso segundos antes de que suene el despertador. Y, por lo general, esto ocurre cuando tenemos un acontecimiento importante al día siguiente. ¿Por qué? Te contamos el motivo en el vídeo superior.

Resulta sorprendente porque, al igual que nos pasa a nosotros, les pasa también a los animales. Y, para colmo, ellos ni siquiera disponen de un despertador. Curioso, ¿verdad?

SEGURO QUE TE INTERESA:

Si se te duerme un brazo o un pie, ¿cuándo debes empezar a preocuparte?

¿Sabes dónde se produce el 90% de la hormona de la felicidad?