TecnoXplora » CienciaXplora

TIPOS DE PISADA

Pie pronador, supinador o neutro: ¿cómo saber qué tipo de pisada tengo?

En el vídeo te enseñamos la manera correcta de distinguir el tipo de pisada para que lo tengas en cuenta en futuras zapatillas de deporte que debas comprar y así evitar lesiones.

Publicidad

Tipos de pisada

Los pronadores son personas que al caminar inclinan su tobillo hacia dentro cuando pisan, mientras que los supinadores son los que, al pisar cuando caminan, se les inclina el tobillo hacia fuera. En cambio, los neutros son aquellas personas a los que el tobillo se les queda en una posición muy cercana a la vertical cuando pisan.

Para saber si eres pronador, supinador o neutro, analiza tu pisada. Para ello examina las suelas de tus zapatos, y en particular, las suelas de las zapatillas de hacer deporte o de correr y fíjate qué parte de ellas está más gastada.

Si la zona más dañada es la interior, significa que eres pronador, es decir, que pisas con el tobillo inclinado hacia dentro.

Si, al contrario, la zona donde más desdibujada está la suela es la parte exterior del zapato, querrá decir que eres supinador. Por tanto, al caminar inclinas el tobillo hacia fuera.

Para comprobar si tu pisada es neutra, deberás observar que la zona más gastada de la zapatilla de correr sea el área central.

Lesiones asociadas

Las personas que cuentan con un tipo de pisada neutra son los menos propensos a sufrir lesiones ya que el peso del cuerpo está mejor distribuido a lo largo del pie sin sobrecargar las articulaciones.

Los supinadores tienen mayor predisposición a fracturas óseas y esguinces de tobillo. Sobre todo, las fracturas por estrés en el cuarto y quinto metatarsiano (los huesos grandes en el medio del pie), e incluso, la fractura del peroné.

La situación de los pronadores es un poco más compleja ya que al girarse las rodillas hacia dentro, las rótulas se van hacia afuera, la pelvis se adelanta y aumenta la curvatura a nivel lumbar. Esto supone una alteración de todo el sistema musculoesquelético, del pie al cuello, porque el cuerpo tiende a compensar el desequilibrio. Son propensos a dolores en las lumbares o el cuello.

Dependiendo del grado de pronador o supinador que tengas, puede ser necesario que consultes con tu médico la necesidad de utilizar plantillas para corregir tu postura y evitar futuras lesiones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Salgamos a caminar con la app gratuita Google Fit

Publicidad