EL NIVEL DE GLUTAMATO IMPORTA

Pensar mucho hace que nos sintamos más cansados

Los autores del estudio descartan el aburrimiento o el tiempo de trabajo como causas de esta fatiga, que haría tomar decisiones económicas precipitadas.

Publicidad

Para muchos, su trabajo consiste en pasar mucho tiempo delante de un ordenador pensando. Esto, según una investigación del hospital francés Pitié-Salpêtrière y la Universidad Sorbona de París, cansa. Es la llamada fatiga cognitiva, que puede hacer que una persona prefiera las recompensas instantáneas en lugar de esperar para recibir un reconocimiento mayor.

Los autores del estudio, publicado en 'Current Biology', afirman que las actividades que requieren pensar mucho y realizar rutinas automáticas provocan que la persona que las desempeña se esfuerce y tenga fatiga cognitiva.

Entre las razones que han encontrado para estas afirmaciones, los autores destacan que el trabajo duro conduce a una acumulación de glutamato en la corteza prefrontal lateral, que controla la toma de decisiones.

Esta fatiga induciría a la toma de decisiones más impulsivas. Además, la disminución del glutamato favorecería la elección de acciones o trabajos de bajo esfuerzo y recompensas a corto plazo; en lugar de tomar una decisión racional y obtener una recompensa más alta a largo plazo.

Simular la jornada laboral para adivinar el cansancio

Para llegar a estas conclusiones, el científico Antonius Wiehler y sus colegas exploraron la fatiga cognitiva mediante espectroscopías de resonancia magnética durante una jornada laboral. Con esta prueba lograron evaluar el comportamiento de los metabolitos de dos grupos de participantes en una jornada laboral de 6,25 horas.

Durante ese día de trabajo, los dos grupos realizaron tareas de control cognitivo más o menos fáciles e intercambiadas con decisiones económicas. En distintos niveles, los participantes debían realizar tareas de discriminación de letras consonantes y vocales, por colores y por tamaños durante ese tiempo, a la par que realizaban decisiones económicas.

El cansancio afecta a lo que pensamos

Los científicos observaron que los marcadores de fatiga cognitiva alta solo se identificaban en los participantes del grupo que tenía las tareas más difíciles. Asimismo, además de la subida de la fatiga, también se observó una reducción de la dilatación de la pupila durante la toma de decisiones y un "cambio de preferencia hacia opciones de poco esfuerzo y demoras cortas".

Por otra parte, tras finalizar la jornada laboral, los científicos contemplaron que el grupo con tareas más difíciles tenía mayor concentración de glutamato en la corteza prefrontal lateral, que es la región encargada del control cognitivo.

Por último, los autores descubrieron que los participantes con los trabajos más difíciles eran más propensos a elegir recompensas financieras a corto plazo y de menor valor que otras que requerían espera pero eran más beneficiosas.

Además, comprobaron que, después de una jornada de trabajo intensiva, era más difícil movilizarse debido al cansancio y la función cerebral se alteraba. Sin embargo, este efecto disminuía tras un periodo de descanso.

Estas afirmaciones se realizaron por el grupo de trabajo demostrando que se descartaban el aburrimiento o el tiempo de trabajo como explicaciones para esta fatiga.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Por qué la playa cansa

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad