SEGÚN UN ESTUDIO

El nuevo síntoma que nos indica que podríamos padecer demencia tiene que ver con nuestros sueños

Un estudio ha descubierto la relación entre la demencia y nuestros sueños, ya que la frecuencia de pesadillas o sueños angustiosos durante la mediana edad, podría ser un síntoma temprano de algún tipo de demencia.

Publicidad

La demencia es un problema que altera la capacidad de las personas para recordar, pensar o tomar decisiones y que afecta en las actividades de la vida diaria. Dentro de este término general para referirse al deterioro grave de la capacidad mental, el Alzheimer es la enfermedad más común.

Actualmente, la demencia afecta a más de 50 millones de personas en el mundo y, por desgracia, la cifra no parece flaquear. Ahora, un estudio recientemente publicado en la revista eClinicalMedicine, ha dado con un nuevo síntoma que puede estar presente durante la mediana edad y que puede ser un indicador que avise de problemas cognitivos, de pensamiento o de memoria que pueden darse años más tarde.

Se trata de las pesadillas o sueños angustiosos y, según este documento, aquellas personas que tengan este tipo de sueños de forma recurrente, tienen más probabilidades de recibir un diagnóstico de demencia. No es la primera vez que las pesadillas son síntoma de algún tipo de enfermedad, ya que el pasado mes de junio otro estudio reveló que también lo son para el Párkinson. Pero, ¿En qué se ha basado?

El estudio que demuestra que las pesadillas en la mediana edad están relacionadas con la demencia

Demencia
Demencia | Pixabay

Para llegar a esta conclusión, se recogieron los datos de tres grupos de individuos en Estados Unidos donde se incluyó a más de 300 personas cuya edad oscilaba entre los 35 y 64 años, y otras 2.600 personas mayores de 79 años. Los datos estaban comprendidos entre el año 2002 y 2012.

El motivo de este intervalo de tiempo se debe al seguimiento que se hizo a los grupos. El primer grupo, el más joven, tuvo un seguimiento de nueve años y el más mayor de cinco. En este seguimiento, las personas que participaron en el estudio tuvieron que contestar una serie de cuestionarios en los que se incluían algunas preguntas sobre la calidad de su descanso y la frecuencia de pesadillas.

De esta forma, se observó cómo aquellas personas que tenían pesadillas continuamente del grupo joven (unas cuatro veces a la semana), tenían una probabilidad mayor de experimentar un declive cognitivo durante los próximos diez años de su vida. Las personas del grupo mayor tenían el doble de probabilidades de ser diagnosticados con demencia.

Los individuos que tenían sueños angustiosos tendían a estar más deprimidos, más ansiosos, con más problemas para dormir e incluso peor autopercepción de salud, propiciando los medicamentos que pueden afectar al dormir.

SEGURO QUE TE INTERESA:

7 hábitos que pueden reducir el riesgo de padecer demencia

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad