TecnoXplora » CienciaXplora

NO UTILIZÓ LA BÁSCULA ADECUADA

Muere un hombre al ingerir por error la cafeína equivalente a 200 cafés

Tom Mansfield, un entrenador personal de 29 años, falleció al calcular mal la dosis de un suplemento deportivo a base de cafeína.

Publicidad

Tom Mansfield era un entrenador de 29 años que residía en Colwin Bay, en Gales, Reino Unido. El joven, que estaba en plena forma, murió el pasado 5 de enero por ingerir accidentalmente la cafeína equivalente a 200 cafés. Consumió esta sustancia porque era un suplemento deportivo para mejorar el rendimiento.

Mansfield se preparó un batido proteico, según informa 'BBC', pero no calculó bien la cantidad. En lugar de utilizar una báscula para pesar cantidades pequeñas, el entrenador deportivo utilizó una normal, por lo que, en vez de en miligramos, midió las cantidades en gramos.

Al poco tiempo de ingerir el suplemento, que era un estimulante para mejorar el rendimiento deportivo, Mansfield comenzó a sentirse mal, a tener dolor torácico y, según 'BBC', su ritmo cardíaco también aumentó severamente. Cuando la ambulancia llegó al lugar donde se encontraba, el joven estaba echando espuma por la boca.

A pesar de que los médicos trataron de reanimarlo durante casi 45 minutos, estas acciones fueron en vano, y Mansfield falleció.

La dosis era muy superior a la indicada por el fabricante

Blackburn Distributions es la compañía que comercializa el suplemento que tomó ese día Mansfield. La cantidad que esta empresa recomienda tomar de su suplemento de cafeína es de 60 a 300 miligramos cada dosis, y un máximo de dos tomas al día.

Sin embargo, Mansfield utilizó una báscula equivocada y midió el suplemento en gramos en lugar de en miligramos. Además, en teoría Mansfield no contaba con cuchara medidora del suplemento, lo que pudo complicarle también la tarea de pesar la cantidad de polvo de cafeína que iba a consumir.

Por lo tanto, al realizar la autopsia al cuerpo, los médicos encontraron 392 miligramos de cafeína por litro de sangre, según 'BBC'. Para hacernos una idea, un café normal bien cargado deja entre dos y cuatro miligramos de cafeína por cada litro de sangre. Por lo tanto, Mansfield tenía unos niveles de cafeína en sus venas como si hubiera tomado 200 cafés.

Tras la realización de la autopsia, se determinó que la causa de la muerte del joven entrenador fue la sobredosis de cafeína.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Café sin café, así es el café molecular ¿la bebida del futuro?

Publicidad