NO HAY QUE ABUSAR

NO HAY QUE ABUSAR

Intoxicación por agua: las peligrosas consecuencias de hidratarse demasiado

Tan malo es hidratarse poco como hidratarse de más. Beber más agua de la que el cuerpo puede absorber tiene consecuencias: hiponatremia o intoxicación por agua.

Cuando se ingiere demasiado líquido, la cantidad de agua en sangre aumenta y con ella disminuyen los niveles de sodio. Los fluidos pasan al interior de las células haciendo que estas se hinchen, lo que supone consecuencias muy peligrosas para las funciones cerebrales.

La cantidad de agua ingerida no puede superar el litro por hora. En caso contrario, aumenta el riesgo de sufrir una intoxicación que implica dolores de cabeza, vómitos, dificultad para respirar…

Seguro que te interesa

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.