NUEVOS MÉTODOS PARA DESARROLLAR ÓRGANOS

Hacer crecer órganos dentro del cuerpo humano... es lo que están consiguiendo estos científicos

Se trata de una terapia en la que inyectan células hepáticas de donantes sanos en ganglios de receptores con alguna patología.

Publicidad

Pese a que España es líder en trasplante de órganos, no todos los pacientes son aptos para esta intervención y las cifras de donaciones se han reducido casi un 20 % según datos del Observatorio Global de Trasplantes. Por eso las alternativas se están convirtiendo en objeto de estudio. Una opción es la impresión en 3D o el desarrollo de nuevos materiales.

Pero ahora destaca una tercera posibilidad. De acuerdo con un comunicado de la Universidad de Pittsburgh en breve un voluntario de la ciudad de se convertirá en el primer ser humano en recibir un tratamiento muy novedoso: una terapia para que crezca un segundo hígado en su cuerpo. A él le seguirían otros voluntarios que podrían tener hasta seis hígados en el cuerpo.

En verdad se trata de órganos bastante más pequeños, un 10 % aproximadamente, del tamaño del órgano real. Pero estos mini hígados deberían ayudar a compensar por la ausencia o el mal funcionamiento del que no responde. La terapia ya ha sido probada en ratones, cerdos y perros.

De acuerdo con el líder del estudio, Eric Lagasse, este nuevo enfoque permitiría obtener tratamientos para unas 75 personas a partir de un solo órgano donado.

El equipo de Lagasse comenzó a investigar con ratones. Para intentar recuperar la función hepática de estos animales inyectaron células hepáticas en el bazo y descubrieron que las células podían migrar desde allí al hígado. Luego intentaron averiguar si podían conseguir que este viaje tuviera su origen en otros órganos, más allá del bazo e inyectaron células hepáticas en varios sitios del cuerpo de los ratones.

Los resultados mostraron que los ganglios linfáticos eran el lugar perfecto. Estas estructuras pequeñas y con forma de guisante, se encuentran en todo nuestro cuerpo, tenemos entre 500 y 600, y su función es fundamental para el sistema inmune, ya que producen células que combaten las infecciones. También tienen la ventaja de que están muy bien irrigados, lo que ayuda al crecimiento de tejido nuevo.

En los ensayos realizados en cerdos, el equipo de Lagasse inyectó células hepáticas sanas en los ganglios linfáticos. Las dosis oscilaron entre 360 ​​millones de células inyectadas en tres ganglios linfáticos y 1800 millones de células en 18 ganglios linfáticos. En apenas unos meses todos los animales se habían recuperado del daño hepático. Tiempo después, cuando se realizaron, los nuevos órganos en los ganglios linfáticos se parecían mucho a hígados sanos en miniatura, cada uno de hasta alrededor del 2 % del tamaño de un hígado adulto típico.

El próximo paso es probar el tratamiento en 12 adultos con enfermedad hepática en etapa terminal que no son elegibles para trasplantes de hígado.

El ensayo clínico probará la seguridad del tratamiento y buscará beneficios para la salud entre los voluntarios. El primer destinatario recibirá una dosis de un mililitro con alrededor de 50 millones de células. El segundo voluntario recibirá la misma dosis siete días después, dejando al equipo médico una ventana de una semana para verificar si hay algún problema potencial. Una vez que cuatro voluntarios hayan recibido la dosis más baja, a otros cuatro se les inyectará un total de 150 millones de células en tres ganglios linfáticos.

Posteriormente, a los últimos cuatro voluntarios se les inyectarán 250 millones de células en cinco ganglios linfáticos. Si todo va según lo planeado, estos últimos cuatro individuos terminarán con cinco mini hígados además de su órgano original.

Se trata de un pequeño número de células en comparación con las utilizadas en el estudio con cerdos, por lo que es probable que se tarden meses en ver mejoras. Si bien este ensayo está centrado en el hígado, Lagasse también está explorado su uso para desarrollar nuevos timos, riñones y páncreas.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Los trasplantes de materia fecal revierten el envejecimiento en ojos, cerebro e intestino, según un estudio

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad