CIENCIA

¿Está relacionado tomar el sol con comer más o menos?

Si sientes que en verano tienes un mayor apetito este es el motivo por el cual sucede esto.

Hyliacom

Publicidad

Lo habitual en verano es coger unos kilos de más. Irse de vacaciones supone relajarnos y disfrutar de la gastronomía del sitio en el que veraneamos, al igual que nos aprovechamos de lo que nos ofrecen los bufets de los hoteles. Solemos dejar el ejercicio a un lado, relajándonos y descansando en la tumbona o en la toalla.

Sin embargo, ahora se sabe que llevar este hábito de comidas y descanso puede hacernos engordar. Todo ello está relacionado con el calor que hace en esta época del año, y así lo ha confirmado un estudio.

Por qué tenemos más apetito después de tomar el sol

La revista científica japonesa 'Nature Asia' ha demostrado en uno de sus artículos que la exposición continuada a la luz solar estimula la ingesta de alimentos, así como el aumento de peso. Pero aseguran que este efecto solo se daría en los hombres y no en las mujeres.

Lo que sucede es que el equilibrio energético del cuerpo de los hombres se altera con el sol, lo que provoca una mayor sensación de hambre durante el resto del día. Existe un patrón evolutivo en el cuerpo de los hombres generado por los rayos del sol que se traduce en un comportamiento de búsqueda de alimentos.

Una continuada exposición al sol provoca que se liberen de varios órganos, como el intestino y el hígado, hormonas que llegan a regiones del cerebro que son las que dictan la necesidad de comer en función de la cantidad de energía que tenga disponible nuestro cuerpo.

Esa hormona que hace que aumente nuestro apetito es la grelina. En las mujeres no tiene efecto esta secuencia porque el estrógeno interfiere con la grelina y consigue que desaparezca su efecto.

Esta hormona también altera la forma en que la grasa se almacena en el cuerpo, lo que da el origen a esa frase simple que indica que tomar el sol, engorda. Además, se dan otros procesos mientras se toma el sol que estimulan el hambre como tratar de regular la temperatura del cuerpo y la sudoración. Entre unas cosas y otras, ¿cómo no se va a tener más hambre en verano?

SEGURO QUE TE INTERESA:

El verano puede trastocar tu estado de ánimo, como cuando llega la primavera

TecnoXplora » CienciaXplora

Publicidad