Un estudio científico publicado en el Journal of Consumer Psychology ha revelado que, dependiendo de cómo envolvamos un regalo, gustará menos o más. Curioso, ¿verdad? En el vídeo situado en la parte superior te desvelamos cómo has de envolver tus regalos si quieres que a la personas a la que van dirigidos les entusiasme más.

Resulta sorprendente cómo las personas recibimos los regalos. Sea algo caro o barato, que alguien nos haga un pequeño detalle porque se ha acordado de nosotros es bastante bonito. Pero es cierto que, aunque no lo reconozcamos, algunos regalos nos gustan más que otros. Esto en parte se debe, aunque resulte sorprendente, a la forma en la que el regalo está envuelto.

Cuando envolvemos un regalo, lo hacemos con bastante ilusión. No solo por la intriga que genera para la persona a la que va dirigido, sino por el lento proceso que supone abrir el regalo (aunque haya personas que los abran con más ansia que otras) y encontrarte la cajita en la que éste está metido.

Posteriormente nos fijamos en la cara de sorpresa y alegría de la persona a la que le estamos haciendo el regalo, y nos preguntamos si hemos acertado y si le ha gustado el detalle. Pero si conoces el truco que te enseñamos en el vídeo superior, podrías asegurarte de que tu regalo sorprenda más, y evitar así pasar el mal trago que supone ver la cara de desilusión de alguien o pensar que le podría haber gustado más.

Es por ello que el estudio ha desvelado que envolver un regalo con cuidado, poner una tarjetita con una felicitación o un mensaje y una cinta, no es la mejor forma de conseguir que tu regalo complazca más. Y aunque en realidad el regalo vaya a ser el mismo y lo único que estamos haciendo es jugar con la percepción de la otra persona, en el vídeo te contamos cuál es la forma más acertada de hacer que tu regalo guste más.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Cómo enviar la felicitación perfecta desde WhatsApp

¿Qué le ocurre a tu cuerpo en las cenas de Navidad?