Los secadores de manos son una alternativa que se suele ver en casi todos los lavabos públicos. Sin embargo, un estudio asegura que el sonido que estos realizan es perjudicial para la audición de los más pequeños. Te explicamos los motivos de esto en el vídeo.

Y aunque los secadores de manos puedan parecer una buena alternativa realmente estos son un pequeño foco para las bacterias ya que absorben estos microorganismos del ambiente para después lanzarlos directamente a las manos que, supuestamente, acababan de limpiarse. Y es que el aire que las máquinas pueden dar para secar nuestras manos lo que hace es repartir dichas bacterias a todo el ambiente del cuarto de baño y, de forma directa, a nuestras manos.

Sin embargo, estas bacterias no son un problema directo. El ser humano está cubierto de microorganismos por todas partes y las bacterias que nos darían los secadores de manos no son perjudiciales. Y, a la par, los filtros que se colocan en estos ayudan a que se reduzcan la cantidad de bacterias finales que hay en el secador.

No obstante, es curioso que, aunque estas no sean perjudiciales para el ser humano, si dejas una placa de Petri bajo los chorros del aire en el total de unas 18 horas estas placas se llenen de hasta seis colonias bacterianas de media. Este dato es algo que se suele dar en los baños más poblados y que tiene mucho tránsito.

Y a esto se le suma el hecho de que el sonido que hacen los secadores de manos puede ser perjudicial para los más pequeños y hacerle daño en los oídos. En el vídeo te explicamos los motivos y el estudio que se ha realizado para llegar a dicha conclusión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Qué transmite más bacterias: ¿dar un beso o dar la mano?

Esta es la razón por la que el jabón antibacteriano puede ser perjudicial para tu salud