TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

NO SON TAN APACIBLES COMO CREEMOS

La vida secreta de los delfines esconde buenas dosis de violencia

La sonrisa perenne que tienen estos animales en la boca no hace de los delfines unos animales mansos y rebosantes de alegría y felicidad.

Existen muchas evidencias del infanticidio en delfines

Juanma Carrillo (jual) en Flickr bajo licencia CC Existen muchas evidencias del infanticidio en delfines

Publicidad

Puede que sea un lugar común, pero mucha gente piensa que los delfines son apacibles y que siempre están jugando felices entre ellos. Es un pensamiento muy extendido, que puede ir más allá de las personas que pagan por nadar con ellos o por verles privados de libertad en un zoológico, pero nada más lejos de la realidad.

Estos mamíferos pueden llegar a ser muy violentos, incluso después del nacimiento de una cría, según muestra un estudio reciente. Así lo ha relatado un grupo de científicos en 'Marine Mammal Science', que presentaron como prueba una grabación de vídeo tomada en agosto de 2013.

Los investigadores iban en tres barcos buscando delfines por una isla cercana al estado de Georgia en EEUU cuando descubrieron a una hembra flanqueada por cinco delfines, entre ellos dos varones. Hubo un poco de movimiento y, al poco tiempo, el mar se tiñó de rojo. Era el color de la placenta y de ella aparecía un bebé delfín.

Pocos minutos después los dos machos empezaron a saltar en el agua, aterrizando brutalmente encima del lomo del débil recién nacido. En 23 minutos registraron cuatro intentos similares, aunque la madre rescató al pequeño en todos ellos.

Los tres barcos se alejaron para dar más espacio a la madre, pero hicieron grabaciones acústicas de los siguientes momentos. Los sonidos de baja frecuencia que registraron eran los mismos que cuando presenciaron los ataques, al mismo tiempo que la madre emitía un silbido agudo.

Aunque no llegaron a ver si se consumó el infanticidio sí que presenciaron la irrupción de los machos en medio del parto y los ataques. Los investigadores sospechan que, o lo consideraron un rival, o que querían tener disponible a la hembra para aparearse.

Esta es la primera vez que se graba este tipo de ataques en el medio natural. Anteriormente se presenciaron otros similares, pero lo que hacían los machos era lanzar a la cría por los aires, provocando su muerte o lesiones en su columna.

Sexo y agresividad

Los delfines también ofrecen buenas dosis de violencia cuando entre varios machos aislan a una hembra y se aparean insistentemente con ella durante varios días. Esto, según un estudio publicado en 'Behaviour', puede servir a las hembras para evitar el infanticidio, ya que todos los machos piensan que son sus crías y no las atacan. Pero también pueden ser estrategias para evitar ser monopolizadas por uno en particular.

Lo peor de estas actitudes es que pueden prologarse en el tiempo, ya que según otra investigación publicada en 'The Journal of Experimental Biology' estos mamíferos marinos puede permanecer despiertos durante cinco días seguidos, sin ningún tipo de pérdida de agudeza mental ni necesidad de compensar el sueño perdido. Como para que la tomen contigo...

Publicidad