El viento estable y constante del Mar del Norte ha atraído la mayor inversión del mundo para la construcción de parques eólicos marinos, mientras los soleados desiertos de Estados Unidos concentran buen número de las mayores plantas solares.