Para averiguar por qué las cebras tienen rayas los investigadores primero usaron varias figuras de caballo pegajosas con el fin de contabilizar cuántos tábanos se quedaban atrapados. De esta forma, descubrieron que las rayas de las cebras son el mejor repelente contra los insectos y que cuanto más estrechas sean, mejor.

Eso explicaría también porque la mayoría de rayas más finas se encuentran en sus patas y cabezas, ya que es donde la piel es menos gruesa.

Y ahora os preguntareis ¿por qué las rayas son más eficaces que el color blanco que presume de ser el que menos refleja la luz polarizada? Porque precisamente las rayas blancas y negras son perfectas para alterar esta señal de luz polarizada.

Debido a este reflejo de la luz, esto les sirve a la cebras para camuflarse con mayor facilidad en la naturaleza y destacar menos en su entorno, evitando a los tábanos y los felinos.