TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

UN RIESGO PARA EL SISTEMA SANITARIO DE MUCHOS PAÍSES

Las mordeduras de serpiente suponen un carísimo mordisco a muchas economías nacionales

Las mordeduras de serpiente son un serio problema de salud para las comunidades pobres en países como Sri Lanka, donde tienen un coste de unos 10 millones de dólares al año.

La víbora de Russell (Daboia russelii) es una de las serpientes que más mordeduras causa en la India y Sri Lanka

Archivo La víbora de Russell (Daboia russelii) es una de las serpientes que más mordeduras causa en la India y Sri Lanka

Publicidad

Decía el escritor Eduardo Galeano que la justicia es como las serpientes, que sólo muerde a los descalzos. Y es que este tipo de mordeduras se ha convertido en un serio problema de salud pública en países pobres del trópico. Ahora, un equipo de investigadores ha realizado una estimación del coste de las mordeduras de serpiente y ha concluido que en Sri Lanka suponen un gasto de más de 10 millones de dólares anuales para sus sistema sanitario.

Los autores de este estudio, publicado en la revista 'PLOS Neglected Tropical Diseases', aseguran que la mordedura de serpiente "es un problema importante que afecta a los pobres de zonas rurales en muchos de los países más pobres de los trópicos”. Las víctimas son a menudo individuos jóvenes que trabajan en comunidades pobres de Asia, África y América Latina y que suelen trabajar en la agricultura u otros trabajos de mano de obra intensiva que deben abandonar para recuperarse de la mordida.

Estudios anteriores ya habían realizado acercamientos a este problema en otros países, como un estudio en África Occidental que realizó una estimación de los años de vida perdidos por aquellas personas que habían sufrido amputaciones de extremidades a raíz de una mordedura de serpiente. Sin embargo, hasta ahora ningún estudio había calculado el impacto social y económico global de estos ataques.

Para tratar de realizar una estimación de la gravedad del problema en estos países, los investigadores centraron su estudio en Sri Lanka, una isla situada al sur de la India. Sus resultados indicaron que el coste estimado para el sistema de salud de este país es de unos 10.250.652 dólares cada año.

Sin embargo, a pesar de que este país asiático tiene un sistema de salud accesible y gratuito, los autores advierten de que la mordedura de serpiente "también supone una considerable carga económica para los hogares de las víctimas, similar a la de enfermedades comunes como la meningitis o el dengue”.

Según los resultados obtenidos por los investigadores, un equipo internacional compuesto por científicos srilanqueses y británicos, un 79% de las víctimas sufrió pérdidas económicas después de una mordedura e incluso los miembros de la familia también perdieron ingresos para ayudar a cuidar a los pacientes. Esta pérdidas superaron los cuatro millones de dólares anuales.

La muestra con la que se realizó el estudio fue de 165.665 individuos distribuidos equitativamente entre las nueve provincias del país. En total, se contabilizaron 695 mordeduras de serpiente, de las que 323 resultaron en envenenamiento y se produjeron cinco fallecimientos. Un un 8,5% de todas las víctimas (59) quedaron con secuelas físicas.

Extrapolando estas cifras a todo el país, los investigadores estiman que las mordeduras afectan cada año a más de 80.000 personas, causando más de 30.000 envenenamientos y unas 429 muertes.

Con estos datos en la mano, los investigadores concluyen que esta mordedura "es una de las principales enfermedades tropicales desatendidas" y que la relativa falta de datos sobre esta afección "demuestra la falta de atención a esta condición que se limita a las zonas rurales pobres de los países tropicales, de bajos y medianos ingresos".

Los científicos también advierten de que el impacto de las mordeduras en Sri Lanka se puede considerar relativamente modesto en comparación con el que se podría dar en varias zonas de África, donde el número de mordeduras es mucho mayor. Además, recuerdan que la actual crisis de suministro de antídotos en África "significa que muchos pacientes morirán porque simplemente no pueden ser tratados".

Publicidad