TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

¿SUPERSTICIÓN CON LOS GATOS NEGROS?

La maldad de tu gato depende de su color

Un reciente estudio ha encontrado la relación entre el color del pelo de los felinos domésticos y su posible tendencia hacia la agresión o el cariño hacia quienes les rodean. Y parece que los gatos negros no son lo que se llevan la palma

¿Son unos mejores que otros?

Pixabay ¿Son unos mejores que otros?

Publicidad

Berta Mina | @BertaMina | Madrid
| 08.01.2016 09:07

Cuando tomamos la decisión de adoptar una mascota influyen muchas características: tamaño, edad, o incluso el sexo pueden ser determinantes antes de escoger una raza de perro o gato. Pero quién nos iba a decir que el color de su pelaje podría determinar si serán nuestros mejores y fieles amigos o, por el contrario, nuestra peor pesadilla.

Una vez más la ciencia da respuesta a incógnitas que probablemente ni te habías planteado jamás y nos advierte que nuestro amado minimo podría ser más o menos cariñoso –o, del otro extremo, malvado y traicionero– según sea negro, gris, pardo o blanco. Un estudio realizado en la Universidad de California Davis asegura que si tu gato araña, muerde, es excesivamente independiente o tiende a observarte con desprecio, no tiene por qué estar relacionado con que le hayas educado fatal: su agresividad con las personas podría depender del color de su pelaje.

Mayoritariamente hembras, los gatos jaspeados nos odian (un poco más)

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron más de 1.200 encuestas de cuidadores de gatos a los que se les preguntó sobre el comportamiento de sus mascotas con los seres humanos o con otros gatos. Además de señalar la información demográfica sobre el animal y su propietario (tipo de vivienda, quién era el cuidador principal, con cuántos humanos o gatos se relacionaban...) se les pedía destacar el grado de agresividad que podían llegar a tener o si mostraban problemas en la convivencia o en su trato con el veterinario, y observaron que había colores que señalaban claramente que los felinos tuviesen una mayor tendencia a ser ‘malos’.

Gato bueno, gato malo

Los resultados aseguran que los más antisociales son los gatos calicó y los carey, ambas coloraciones características de esta raza animal que muestran un pelaje blanco con manchas marrones, negras o anaranjadas en el caso de los cálicos, y de todos los tonos mezclados prácticamente por igual en los carey.

Este tipo de felinos de color jaspeado con combinaciones bicolor o tricolor es bastante más común en hembras que en machos. El cromosoma X es el que puede llevar tanto los genes de piel naranja como negra, y son precisamente las gatas las que tienen dos cromosomas X, lo que facilita que puedan mostrar varios colores al mismo tiempo.

Los gatos que consiguieron la nota más positiva y mostraron comportamientos más tranquilos y serenos eran los monocolor. Los investigadores sugirieron que los tonos blancos, anaranjados, negros o grises eran más cariñosos que los demás, clasificándolos como las mejores mascotas para el trato con niños. Además, observaron que los gatos que combinaban gris y blanco o con las patas negras y blancas eran más agresivos que los que tenían un único tono en todo el pelaje.

En particular, los felinos blancos y negros se mostraron mucho más agresivos cuando se les cogía o acariciaba, los grises y blancos tienden a tener rabietas más llamativas durante las visitas al veterinario y las hembras calicó eran las más asustadizas en sus encuentros diarios con personas, especialmente si eran desconocidas.

Publicidad