TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

ESTUDIO PUBLICADO RECIENTEMENTE EN THE LANCET PSYCHIATRY

¿Y si legalizar la marihuana hace que los adolescentes fumen más?

Un estudio publicado en The Lancet Psychiatry, que ha contado con la participación de más de un millón de adolescentes, pretende ofrecer una respuesta. Han sido 24 años de investigación con el objeto de arrojar luz al incansable debate presente en varios países sobre las consecuencias de autorizar el consumo de cannabis.

¿Legalizar la marihuana hace que los adolescentes fumen más?

Cienciaxplora ¿Legalizar la marihuana hace que los adolescentes fumen más?

Publicidad

La polémica sobre si se debería o no legalizar el consumo de marihuana es continua. Tras muchas especulaciones y opiniones, un estudio revela ahora que su legalización no provocaría un aumento de su consumo entre los jóvenes.

El caso más conocido en Europa de legalización de la marihuana es Holanda, donde el consumo y la venta de esta planta están permitidos en pequeñas cantidades en establecimientos llamados coffee-shops. España, junto a Italia, Suiza, Alemania, Bélgica y Portugal, pertenece al grupo de países en los que el consumo –que no el tráfico-, está despenalizado o, por lo menos, no lleva consigo excesivos problemas legales.

Las personas que se muestran en contra del uso terapéutico del cannabis sostienen que las leyes que lo amparan incitan el abuso entre los jóvenes. Su argumento se basa en que la regulación contribuye a que decaiga la percepción de los potenciales daños de su uso, y que ello hace que se incremente su consumo. Además, les preocupa el efecto de la marihuana en el cerebro de los chavales, especialmente a edades tempranas en las que está aún desarrollándose. 

Para llegar a las conclusiones, los investigadores analizaron en la Universidad de Michigan los distintos hábitos de la juventud estadounidense a través de encuestas. Así, estudiaron las respuestas de más de un millón de estudiantes pertenecientes a tres grupos de edad (13-14, 15-16 y 17-18 años) entre 1991 y 2014. Unos eran de estados prohibicionistas y otros de administraciones federales que han permitido su uso médico. 

Los resultados del trabajo "fueron espectaculares, muy interesantes", ha expresado Joan Carles March, director de la Escuela Andaluza de Salud Pública. En el momento del estudio, en 21 estados estaba permitido el uso medicinal. Al comparar el consumo antes y después de la aplicación de la normativa, la prevalencia en los participantes de todas las edades apenas sufrió alteraciones (antes era del 16,25 % y, tras la regulación, del 15,45 %). 

Pero lo que realmente sorprendió a los científicos fue la enorme caída en el consumo de cannabis entre el grupo de edad más joven. “Estos chavales son más influenciables que los mayores, y el cambio en la legislación hace que dejen de ver la marihuana como un elemento asociado al ocio para empezar a considerarlo más cercano a una medicina”, ha señalado uno de los autores. 

“Nuestros hallazgos aportan la evidencia más sólida alcanzada hasta el momento de que el uso de marihuana por parte de adolescentes no se incrementa después de que se legalice su uso médico”, ha puesto de manifiesto la profesora de epidemiología Deborah Hasin

Por su parte, Joan Carles March, ha concluido que este estudio “ayuda a romper el esquema de que las drogas son siempre malas y están únicamente relacionadas con riesgos para la salud”. Para él, no sólo también tienen usos terapéuticos para sus usuarios, “sino incluso efectos preventivos para el resto de la sociedad, como muestra el artículo al contribuir a que descienda el consumo de cannabis".

Publicidad