“Si no sabes lo que tienes, no puedes protegerlo”. Es la queja de Enrique Díaz, investigador de patrimonio geológico en el Instituto Geológico y Minero (IGME), organismo que esta semana se ha sumado al goteo de protestas de otros centros de investigación públicos por los recortes en su presupuesto.

Entre 2009 y 2014, el IGME, dedicado a promover el conocimiento sobre las ciencias de la tierra, ha visto reducida su dotación económica un 43,21%, siendo “el único Organismo Público de Investigación que verá reducido su presupuesto este año”, según explica el centro en un comunicado.

En el equipo de Díaz trabajaban ocho personas hasta el año pasado. Una de ellas se jubiló en 2013 y está previsto que otra lo haga este año, pero esas dos plazas no se renovarán. “Cada año se jubilan 25 personas y esas plazas no se reemplazan”. El IGME ha recortado su plantilla de 545 empleados en 2010 a 392 este año. “La no renovación de las plazas vacantes tendrá graves consecuencias a medio y largo plazo”, según explica el presidente del Colegio Oficial de Geólogos, Luis Suárez en la nota.

Parte de la labor de los geólogos es realizar un inventario de las características del suelo, cuya información sirve para definir el valor geológico de los espacios naturales, y protegerlos. La elección de los Parques Nacionales, por ejemplo, se apoyó en lo que los geólogos llaman la geodiversidad, la variedad de rocas y sedimentos de un lugar, su composición y los minerales que las forman y los fósiles que contienen.

El IGME tiene firmados convenios con la red de Parques Nacionales para asesorar y realizar estos inventarios, “pero con los recortes ahora no se pueden llevar a cabo porque no hay dinero, hay proyectos que se han quedado en el cajón”, matiza Díaz.

En su lugar, y por las continuas bajas de personal, los investigadores se quejan de la sobrecarga de trabajo y de asumir funciones para las que no están preparados. “No hay ni una sola persona para gestionar la parte económica y administrativa de los proyectos, lo hacemos nosotros pero es una carga adicional, es imposible mantener el ritmo de trabajo”.

El Colegio de Geólogos ha denunciado que el Instituto Geológico y Minero es el único Organismo Público de Investigación, una de las principales figuras del sistema público de investigación científica junto a las universidades, que ha visto reducidos los gastos de personal, un 5,4%. Entre 2010 y 2014, este organismo ha recortado esta partida un 18,5%.