REMEDIOS CONTRASTADOS POR LA CIENCIA

REMEDIOS CONTRASTADOS POR LA CIENCIA

Cenar leche con galletas y otros seis consejos para combatir el insomnio (o dormir a pierna suelta)

¿Cómo es mejor dormir? ¿Vestido o desnudo? ¿Con luz o a oscuras?¿En una cama o en una hamaca? ¿Cenado o en ayunas? La ciencia tiene todas las respuestas.

'Triky', el monstruo de las galletas.
'Triky', el monstruo de las galletas. | agencias

En una hamaca. El movimiento suave de las hamacas nos ayuda dormirnos más rápido y a alcanzar mayor profundidad del sueño que tratar de conciliar este una cama, según un estudio realizado por la Universidad de Ginebra (Suiza) del que se hizo eco la publicación Cell Biology.

En días soleados. El sueño es de mayor calidad los días lluviosos que los soleados. Investigadores neoyorquinos del Laboratorio del Sueño de la Universidad de Rochester (EE UU) demostraron que los días soleados dormimos más tiempo y a mayor profundidad que los que caen chuzos de punta. Podía guardar relación con los niveles de serotonina, la hormona del bienestar, que caen cuando el día es gris.

A oscuras. Cuanto más oscura está la habitación donde planchas la oreja mejor duermes y mayor es tu salud mental. Es más, dormir con la luz o la televisión encendidas puede causar depresión, según demostraron científicos de la Universidad Estatal de Ohio (EE UU) en un experimento.

Quienes nunca duermen a oscuras tienen menor densidad de vellosidades (espinas dendríticas) en las neuronas que quienes duermen sin luz, lo que implica que la comunicación entre sus células nerviosas está mermada.

Sin libros electrónicos. Según un trabajo publicado en PNAS, usar lectores de e-book, tabletas y otros dispositivos electrónicos emisores de luz reducen los niveles de melatonina y acortan la duración de la reparadora fase del sueño REM.

Sin pijama. Meterse en el sobre completamente desnudo previene el insomnio, como ya contábamos en este artículo. Para dormir, el organismo debe enfriarse hasta cierto nivel y a algunos les cuesta más que a otros.

Una ayuda extra de ventilación, como la que recibe un cuerpo desnudo, facilita el proceso y ayuda a descansar mejor. Por si fuera poco, la refrigeración tiene un efecto positivo sobre el envejecimiento. Una temperatura moderada incrementa la liberación de melatonina, la hormona que precisamente regula el ciclo sueño-vigilia y tiene propiedades antioxidantes.

Leche y galletas. Si quieres descansar plácidamente, antes de irte a la cama te convendría tomarte un vaso de leche caliente con una cucharada de azúcar y unas galletas. El remedio de las abuelas contra el insomnio ha resultado ser científicamente eficaz.

La explicación es sencilla: tanto los cereales como la leche son alimentos ricos en triptófano, el aminoácido encargado de sintetizar la hormona melatonina. Los plátanos, los frutos secos y los frutos rojos también contribuyen a un sueño reparador. Aunque el mejor antídoto contra el insomnio, según un estudio del Centro Médico de la Universidad de Rochester, es el zumo de cereza.

En la naturaleza. Una semana de acampada al aire libre sin móviles y linternas hace que nuestros relojes internos se sincronicen con el ritmo natural del día y la noche y elimina los problemas para conciliar el sueño, según demostró en un experimento Kenneth Wright, de la Universidad de Colorado (EE UU).

Tal y como explicaba el investigador en la revista Current Biology, en el entorno urbano hay un retraso medio del reloj circadiano de dos horas, sobre todo porque la exposición a la luz artificial ha aumentado a la vez que se ha reducido la cantidad de luz solar que recibimos durante el día. Apagar antes de la medianoche tanto los ordenadores y las tabletas como la televisión o cualquier otra pantalla ayudaría a evitarlo.

 

Elena Sánz | @ElenaSanz_ | Madrid | 15/05/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.