TecnoXplora » CienciaXplora » Ecología

UN FUTURO APOCALÍPTICO

Bienvenido al Plutoceno: así sería el mundo después de una debacle nuclear y climática

Una nueva era marcada por temperaturas y niveles de radiación difícilmente compatibles con la vida humana podría estar más cerca de empezar de lo que nos gustaría.

En el Plutoceno, la gente que viva cerca de la costa se verá obligada a huir a zonas más altas

Rennett Stowe | Flickr En el Plutoceno, la gente que viva cerca de la costa se verá obligada a huir a zonas más altas

Publicidad

Ciencia en TecnoXplora | @TecnoXplora | Madrid
| 06.10.2017 00:05

Desde el 27 de enero, la raza humana se encuentra a dos minutos y medio de la medianoche, ese punto de no retorno en el que, según los científicos que actualizan periódicamente el simbólico Reloj del Apocalipsis, tendrá lugar nuestra “destrucción total y catastrófica”. El cambio climático y la amenaza aún vigente de una guerra nuclear serían las causas más probables del fatal desenlace. Es lo más cerca que la humanidad ha estado nunca de desaparecer de la faz de la Tierra.

Sabremos que se acerca el final cuando la era actual, el llamado Antropoceno -caracterizado por la acción transformadora del hombre sobre el planeta (casi nunca para bien)- dé paso a la siguiente, bautizada por el investigador Andrew Glikson como Plutoceno. Las temperaturas serán mucho más altas, tal vez similares a las del Plioceno (hace entre 2,6 y 5,3 millones de años), cuando superaban en 2 grados las del periodo preindustrial; o a las del Mioceno (hace entre 5,3 y 23 millones de años), cuando eran todavía 2 grados más elevadas y el nivel del mar era entre 20 y 40 metros más alto que en la actualidad.

En esas condiciones, según Glikson, la gente que viva cerca de la costa o de los valles se verá obligada a huir a zonas más altas para sobrevivir, quizá a la vez que trata de sobreponerse a los estragos de una guerra nuclear. En el escenario más extremo, la evolución se encargaría de que sólo los animales mejor preparados para resistir el calor y la radiación sobrevivieran.

Sobrevivir a unos presagios tan adversos, que parecen cuadrar con las previsiones de expertos como Hans Joachim Schellnhuber, asesor climático jefe del Gobierno alemán, requiere de un esfuerzo de la humanidad en varios frentes. Según Glikson, el primer paso es dejar de enzarzarnos en guerras destructivas y empezar a luchar por el futuro del planeta.

Repoblar los grandes bosques, cultivar enormes extensiones de algas en los océanos (capaces de absorber CO₂) o desarrollar un biocarbón capaz de combatir las emisiones de dióxido de carbono son algunas de las propuestas del investigador para retrasar o evitar la llegada del temido Plutoceno.

Publicidad