TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

LA VIDA SEGÚN LA SERIE DE FICCIÓN

Una vida no tan larga y próspera: usando ‘Star Trek’ para estudiar enfermedades del futuro

De momento no existen máquinas del tiempo ni bolas de cristal que permitan a los científicos saber qué pasará en el futuro. Cuando las predicciones matemáticas no son posibles, algunos investigadores recurren a la ciencia ficción para buscar pistas.

El capitán Spok os saluda

Star Trek El capitán Spok os saluda

Publicidad

El capitán Spock solía saludar y despedirse siempre con la misma fórmula: expresando su deseo cordial de “larga vida y prosperidad”. Lo acompañaba de ese mítico gesto con los dedos de su mano que todos hemos intentado emular alguna vez, algunos con más éxito que otros.

Aunque no ha perdido la costumbre con el paso de los años, la afirmación que tanto ha repetido durante capítulos y capítulos de 'Star Trek' no se cumplió para muchos de sus compañeros. Explorar nuevos mundos y mantenerse al día de la última moda espacial también puede causar problemas de salud. Durante las siete temporadas de la serie, sus personajes han sufrido diversos achaques, entre los que hay alguna que otra afección cardíaca.

La producción se caracterizaba por reflejar con bastante fidelidad el modo de vida de los futuros humanos basándose en los presentes, pero ¿es tan veraz que podría utilizarse para prever las enfermedades que padecerán las personas dentro de 300 años?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Viena ha pensado que la idea no es tan descabellada como parece, y ha querido comprobar si la serie podría servir para predecir los problemas cardíacos que tendrán los terrícolas (o no tan terrícolas) del siglo XXIV. Sus hallazgos aparecen publicados en la revista ‘Resuscitation’.

En el siglo XXIV también hay médicos para atender a los pacientes

En realidad, la estrategia no es una novedad. Aunque anteriormente nunca se había pensado en problemas de corazón, expertos en neuropsiquiatría y toxicólogos interesados en cómo serán los venenos del futuro ya se habían valido de la serie para sus estudios.

En este caso, los austríacos han visto nada más y nada menos que 256 episodios de tres de las últimas temporadas de la serie: ‘La nueva generación’, ‘Espacio profundo nueve’ y ‘Voyager’, para fijarse en los personajes que han sufrido alguna parada cardíaca en la ficción. No hay que confundir esta situación con un ataque: en una parada los latidos se detienen, mientras que un ataque al corazón se debe a la interrupción del flujo sanguíneo en una arteria.

Las pistolas láser son la principal causa de muerte en la serie

Después de pasarse horas viendo a la tripulación del Enterprise hacer de las suyas, habían registrado 96 paradas cardíacas, de las que un 90% resultaron letales. Aunque hoy en día esta condición se debe casi siempre a problemas en la frecuencia de los latidos o a un ataque al corazón previo, en la serie las causas van desde una lesión física (23 de los casos), a una herida de ‘arma de energía dirigida’ (23) o una intoxicación (ocho).

Paradójicamente, no lo achacan a que una pistola láser resulte mucho más atractiva para la audiencia que un personaje con problemas de corazón: creen que se debe más bien a que en el futuro las personas llevarán una vida más saludable.

Los investigadores también señalan en su estudio que solo en cinco de los casos los médicos realizaron compresiones en el pecho del paciente para reanimarlo, aunque así lo indique el ‘Manual Médico de la Flota Estelar’ del siglo XXIII (no encontraron ninguno del s. XXIV).

Concluyen que aunque no dejaremos de sufrir paradas cardíacas en el futuro, y parece ser que tampoco se inventará nada que las elimine, causarán menos muertes debido a una atención médica más rápida y diagnósticos y tratamientos más eficaces.

Máquina de teletransporte

En un escenario hipotético, entre los años 2.364 y 2.378 la supervivencia de los afectados no dependerá del lugar en que se encuentren. El teletransporte elimina todos los problemas derivados del traslado: no existen grandes distancias ni semáforos. Todo lo que el enfermo tiene que hacer para llegar al hospital es esperar a que un equipo lo desmaterialice y lo vuelva a reconstruir en la cama de la sala de operaciones. De hecho, en la serie existe una versión de emergencia de este método de transporte.

Según los científicos, los tricorder, unos dispositivos que caben en la palma de la mano y lo mismo sirven para escanear a un ser vivo que estudiar el espacio exterior (que puedes tener en tu móvil), facilitan el diagnóstico. Un plus de velocidad para los médicos galácticos que beneficiaría a los pacientes.

Estos imaginativos expertos no afirman que sus deducciones sean 100% fiables, pero aseguran que es una manera de conocer los aspectos a mejorar el futuro de la atención médica. Desgraciadamente, ni siquiera dentro de tres siglos podremos disfrutar de una vida tan larga y próspera como nos desea Spock.

Publicidad