No tienen receptores para distinguir el color rojo, pero sí que ven el amarillo y el azul. Ven más borroso de día y sin embargo ven hasta ocho veces mejor con luz tenue.

Sin embargo, también tenemos cosas en común. Por ejemplo, ambos vemos las ilusiones ópticas.

Esta ilusión funciona porque la lámina transparente nos deja ver sólo una de cada 4 líneas.

Es decir, cada cuatro líneas encontramos un trocito del mismo dibujo de forma que cuando movemos el plástico respecto al dibujo, se produce una ilusión óptica animada.

¿Y tú? ¿Has visto a tu gato mirando algo que no veías alguna vez? Tal vez era una ilusión óptica.