Por mucha atención que procures poner, casi nunca te acuerdas de nada de lo que te cuentan. Tienes tantas cosas en la cabeza que a mediodía apenas sabrías enumerar tres quehaceres que hayas hecho a lo largo de la mañana, cómo para pedirte que recites los que te quedan por hacer a lo largo del día.

Tu capacidad de memoria parece estar encogiendo a pasos agigantados y estás cansado de llevar la mano como si fuese la espalda de Michael Scofield, solo que, en lugar de llevar un mapa para salir de la prisión, tienes escrito a boli todas tus tareas pendientes. Lo peor: si no cuidas de tu salud mental podrías acelerar tu deterioro cognitivo y desarrollar prematuramente problemas mentales como la demencia.

Aquí te dejamos cinco sencillísimos trucos para mejorar tu salud mental y frenar la pérdida de memoria, y la mayoría de ellos no te costará nada incluirlos en tu día a día.

1. Usa el ordenador. Si buscas un aliado para frenar de la degradación de tu memoria, está justo frente a ti. Según una investigación llevada a cabo Instituto del Alzheimer de Wisconsin, trabajar delante del ordenador hace que seamos hasta un 42% menos propensos a mostrar síntomas de deterioro cognitivo. Los científicos creen que el estar expuestos a múltiples tareas sirve de estímulo para que nuestro cerebro envíe señales al hipocampo a toda velocidad, de tal forma que se mejora nuestra capacidad para tomar decisiones y ralentiza el envejecimiento de la materia gris.

Aguanta un par de horas más que lo estás haciendo fenomenal

2. Aprende otro idioma. Según un estudio publicado en la revista Neurology, invertir apenas 10 minutos al día en aprender un nuevo idioma puede ayudarnos a evitar el deterioro cognitivo. De hecho, los investigadores aseguraron que esta actividad era más eficaz en la lucha contra la demencia que muchos de los fármacos que actualmente se recetan.

3. No te amargues tanto. Un equipo de investigadores finlandeses demostró que las personas cínicas, aquellas que, por lo general desconfían de todo, mantienen un pensamiento negativo y son excesivamente críticos con quienes les rodean, son más propensos a desarrollar demencia que la gente que es más amable y confiada con su entorno. Aunque los científicos no saben exactamente por qué el pesimismo está vinculado con la demencia, creen que los problemas de depresión que suelen desarrollar las personas cínicas podrían ser la clave. Estar siempre con mala cara y mantener una actitud negativa afecta directamente a tu salud mental. Sin necesidad de mudarnos al mundo de la piruleta, claramente merece la pena mirar el lado bueno de las cosas.

4. La risa sigue siendo la mejor medicina. La Federation of American Societies for Experimental Biology lo tiene claro: reírnos durante al menos 20 minutos al día sirve como defensa natural para cuidar de la salud de nuestro cerebro. Es la mejor manera de reducir los niveles de cortisol –la temida hormona del estrés–, uno de los principales causantes de nuestras pérdidas de memoria, y ayudar a aclarar nuestra mente.

5. Cepíllate los dientes todos los días. Hace algún tiempo que la ciencia ha encontrado una relación directa entre el desarrollo determinados problemas de salud y nuestra escasa higiene bucodental. Entre ellos, tal y como aseguraron en un estudio investigadores suecos, el prematuro deterioro cognitivo. Al menos así ocurre exponencialmente en aquellas personas que obvian usar hilo dental y dejan que la bacteria Porphyromonas gingivalis se haga fuerte en sus bocas. Quizás por eso sonríen tanto en los anuncios de dentífrico. Si es que esa gente goza de una salud de hierro.

6. Duerme más, pero de forma natural. Ya lo sabes: tienes que dormir entre siete y nueve horas diarias para que tus neuronas y células se puedan regenerar como Dios manda. No sólo rendirás más y estarás más descansado, es la mejor estrategia para evitar tu caótica memoria y evitar el desarrollo de problemas mentales. Eso sí, procura no ayudarte de pastillas para dormir. Una investigación publicada en la revista internacional JAMA Internal Medicine advirtió que su consumo puede causar demencia al bloquear la acción natural de la acetilcolina, un neurotransmisor del sueño cuya tarea es fundamental para cuidar de tu memoria.

7. Viva el vino. Cerremos el día con un brindis para cuidar de nuestra salud mental. Así lo recomiendan los expertos de la Universidad de Loyola quienes encontraron un saludable vicio que harás las delicias de los amantes de los caldos: las personas que beben una copa diaria de vino tinto tienen un 23% menos de probabilidades de desarrollar demencia gracias al resveratrol, un antioxidante natural que se encuentra en el vino y que combate enfermedades como el cáncer, manteniendo los vasos sanguíneos dilatados y flexibles.