ES CAPAZ DE HACKEAR SU CEREBRO PARA SOPORTAR EL FRÍO

ES CAPAZ DE HACKEAR SU CEREBRO PARA SOPORTAR EL FRÍO

El secreto del hombre que escala montañas heladas en pantalones cortos

Wim Hof, más conocido como “el hombre de hielo”, ha subido el Everest y corrido una maratón en Finlandia equipado únicamente con unos pantaloncitos. Es capaz de ‘hackear’ su cerebro para soportar el frío y el calor más intensos.

Wim Hof dice haber desarrollado una técnica de respiración que le permite aguantar temperaturas extremas
Wim Hof dice haber desarrollado una técnica de respiración que le permite aguantar temperaturas extremas | Wim Hof

Lucía Caballero | @Lulucille_ | Madrid | 28/05/2018

Imagínatelo: corres una maratón, descalzo y casi en cueros, por los vastos campos del círculo polar ártico finlandés. ¿Sientes frío solo de pensarlo? No te pasaría si tuvieras el aguante de Wim Hof.

Este neerlandés casi sexagenario, más conocido como “el hombre de hielo”, ha demostrado ser capaz de conseguir no solo la anterior hazaña, sino otras muchas soportando condiciones iguales o incluso más extremas que las del país nórdico. Y todo vistiendo únicamente unos ‘shorts’.

Hof se ha llevado cerca de una docena de récords Guinness, uno de ellos por nadar bajo el hielo de un lago también en Finlandia. Ha escalado tanto el Everest (Nepal) como el Kilimanjaro (Tanzania) equipado con sus pantaloncitos de rigor y ha completado media maratón bajo un Sol abrasador en el desierto de Namibia sin probar una gota de agua.

 

Ni el calor más intenso ni las bajas temperaturas -de 20 grados bajo cero en la maratón nórdica- parecen producir el más mínimo efecto en esta especie de superhombre. Pero su increíble tolerancia a las condiciones hostiles tiene truco. Un truco que no está al alcance de cualquiera, eso sí.

Una habilidad insólita

Un equipo de científicos estadounidenses ha sometido a Hof a una serie de pruebas bastante más amables que los retos a los que está acostumbrado para averiguar los mecanismos físicos y mentales que le permiten desafiar (al menos, aparentemente) las leyes de la naturaleza.

Liderados por el investigador en medicina nuclear de la Universidad Estatal de Wayne Otto Muzik, introdujeron al neerlandés en un escáner de resonancia magnética mientras le sometían a los efectos tanto de agua helada como ardiente para observar qué ocurría dentro de su cuerpo.

Los resultados del estudio, publicado este mes en la revista académica ‘NeuroImage’, desvelan que Hof es capaz de utilizar su mente para inducir conscientemente una respuesta al estrés en su organismo que le permite resistir los efectos del frío. Aunque pueda parecer más cosa de ilusionistas que de deportistas, lo cierto es que se trata de un hecho probado científicamente.

Así, el hombre ha encontrado la forma de activar la función analgésica en el cuerpo a través de ejercicios de respiración para poder soportar las duras condiciones a las que nos tiene acostumbrados. Es como si Hof hubiera aprendido, seguramente gracias al azar, a accionar una palanca que le permite estar tan tranquilo e, incluso, eufórico, en un ambiente que supone un auténtico suplicio.

‘Hackeando’ el cerebro

El neerlandés atribuye su increíble aguante a lo que ha bautizado como método Wim Hof, una técnica que consiste en hacer una serie de ejercicios de respiración antes de enfrentarse a las pruebas. Aunque no ha demostrado que esto sea del todo cierto, el estudio liderado por Musik refrenda en parte la hipótesis del neerlandés.

Parece ser que Hof es capaz de activar la parte del cerebro encargada de liberar opioides y endocannabinoides, dos mensajeros químicos que inhiben las señales nerviosas responsables de informar al cuerpo de que tiene frío y activan la segregación de dopamina y serotonina. Las sensaciones de euforia y bienestar que producen todas estas sustancias pueden mantenerse durante varios minutos.

El neerlandés activa el interruptor cerebral que apaga el dolor físico | Wim Hof

Sin embargo, el efecto no es lo suficientemente duradero. Según la investigadora en psicología Magda Osman (ajena al estudio), el entrenamiento del neerlandés en sus técnicas de respiración podría haber causado algún tipo de cambio neurológico en su cerebro que, finalmente, habría desembocado en alteraciones físicas que le dotan de sus capacidades especiales.

El estudio, sin embargo, apunta a otra posibilidad. Para soportar las bajas temperaturas durante más tiempo, el cuerpo de Hof necesita anticipar esas condiciones y así poder aguantarlas durante un largo periodo. Como ocurre con el efecto placebo, las expectativas se forman en el córtex cerebral (sabe que vamos a helarnos) y este ordena la liberación de opioides, serotonina y dopamina para que el organismo pueda enfrentarse a la futura situación.

Musik y sus colegas creen que poder controlar el sistema nervioso autónomo como el neerlandés podría ser de utilidad para evitar algunas reacciones del sistema inmune y lidiar con los síntomas de ciertas enfermedades. Sin embargo, aún se desconocen los mecanismos biológicos que permiten a Hof escalar montañas y sumergirse en lagos congelados casi en cueros durante mucho tiempo.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.