Un estudio publicado en la revista 'Psychological Science' demuestra que la personalidad de un individuo a los 20 años puede dar pistas sobre su longevidad y su salud tiempo después. El trabajo también determina que la opinión de sus amigos aporta mucha información acerca de su futuro estado de salud.

Los investigadores han utilizado un estudio diseñado en los años '30 en el que 600 participantes describieron la personalidad de sus amigos. Después de estudiar la evolución de estas personas, relacionaron la visión de sus conocidos con la fecha de su muerte y el tiempo que habían vivido.

Como es lógico, los consultados no pudieron predecir la causa y la fecha de la muerte, pero dieron claves sobre quién viviría más tiempo. Dos características en particular, la neurosis y la meticulosidad, resultaron determinantes para la longevidad.

Las personas más conscientes y ordenadas vivían más tiempo. Los científicos aseguran que se debe a que, al ser más ordenados y estructurados, prestan más atención a su salud. Los más neuróticos e inquietos, por su parte, tuvieron problemas de salud a una edad más temprana debido a la ansiedad y la preocupación.