TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

¿LA TIENES GRANDE, PEQUEÑA, AFILADA O CHATA?

Por qué tienes una nariz de este tamaño y otras cinco cosas que deberías saber sobre tu napia

Las narices pueden ser grandes o pequeñas, puntiagudas o chatas, hermosas y llamativas. Y todo eso tiene una explicación.

Una nariz de récord del mundo

Getty Images Una nariz de récord del mundo

Publicidad

Tanto si tienes una nariz prominente como la de Cyrano de Bergerac como si es tan chata que parece un botón, te interesará saber que su forma puede salvarte de resfriados, que además de moco produce antibióticos y que te delata cuando sueltas un bulo, como a Pinocho (más o menos).

Depende del clima

Que tu nariz sea chata, de halcón, puntiaguda, carnosa, griega, aguileña o romana no es una cuestión de azar. Su forma es fruto de un largo proceso de adaptación al clima local, según un estudio dado a conocer en la revista 'PLOS Genetics'.

El antropólogo Mark D. Shriver y sus colegas de la Universidad Penn State en EEUU analizaron diversas medidas nasales como la longitud, la protrusión (cuánto sobresale del rostro) o la anchura de los orificios nasales y su separación, y comprobaron que los rasgos nasales más frecuentes en una región guardan una estrecha relación con la temperatura y la humedad de la zona.

En concreto, "las narices más anchas son típicas de climas húmedos y cálidos, mientras que en los climas secos y fríos predominan las de forma estrecha". Los investigadores lo atribuyen a que cuando inspiramos el aire a través de fosas nasales estrechas, el flujo del aire se altera y la mucosa de la nariz puede humedecer y calentar el aire con más eficiencia. Y puede que hasta ahorre a sus dueños más de un catarro.

Contiene antibióticos

Tus orificios nasales no sólo producen moco. Científicos alemanes descubrieron hace poco una bacteria, Staphylococcus lugdunensis, que coloniza la nariz humana y que es capaz de fabricar un potente antibiótico.

Se trata de la lugdunina, eficaz incluso frente a patógenos multirresistentes que son inmunes a los medicamentos tradicionales.

Cambia de temperatura

Aunque a diferencia de lo que le sucedía a Pinocho la nariz no nos crece cuando mentimos, sí cambia de temperatura. En un estudio basado en termografía -es decir, la detección de la temperatura de los cuerpos usando cámaras que miden la emisión de energía-, científicos de la Universidad de Granada probaron que, ante un esfuerzo mental como el que implica decir embustes, la punta de la nariz se enfría ligeramente. Lo suficiente para delatarte.

Tu cara me suena

Los ojos no son lo primero en lo que nos fijamos cuando intentamos identificar un rostro, como se suele pensar: antes clavamos la mirada en la nariz. Según se dio a conocer en la revista 'Psychological Science', hay dos puntos en este apéndice, uno en el centro y otro ligeramente a la izquierda, que son más que suficientes para que nuestro cerebro reconozca una cara.

Los hombres la tienen más grande

Concretamente, la nariz masculina es un 10% más voluminosa que la femenina. De acuerdo con un estudio de la Universidad de Iowa eso se debe a que los hombres suelen tener más masa muscular, lo que a su vez supone mayores requerimientos de oxígeno para el crecimiento y mantenimiento de la musculatura.

Se trataría, según los investigadores, de una necesidad que la biología ha resuelto dotando a los chicos de narices que absorben más aire en cada inspiración.

Aunque ellas cuentan con mejor olfato

La información sobre los aromas y tufos que alcanzan nuestra nariz tiene un destino inmediato: el bulbo olfatorio. Neurocientíficos brasileños demostraron hace poco que en las mujeres esta región del cerebro tiene un 50% más de neuronas que en los hombres. De ahí que sean más sensibles a los olores.

Publicidad