VÍDEOBLOG CIENCIAXPLORA | AURORA FERRER

VÍDEOBLOG CIENCIAXPLORA | AURORA FERRER

¿Qué maléfico plan de nuestro cuerpo no nos permite hacernos cosquillas a nosotros mismos?

Pondría la mano en el fuego porque en alguna ocasión has intentado hacerte cosquillas a ti mismo. Al ver que la sensación no era la esperada, posiblemente te hayas ayudado de un boli, una pluma o un papel. Pero nada. Para disfrutar de una buena sesión de cosquillas es completamente necesario otro ser humano.

Para poder sentir cosquillas es imprescindible que alguien nos toque. Cuando se produce un roce inesperado por parte de otra persona, nuestro cuerpo reacciona intentando zafarse y evitar el contacto. Especialmente si es en una zona vulnerable como el cuello o el abdomen. Si eres de los sensibles, probablemente se te erice la piel, comiences a reír a carcajadas o a pegar saltitos histéricos.

Hacernos cosquillas a nosotros mismos es como un 'spoiler' ya que estamos avisando a nuestro cerebro de lo que va a ocurrir a partir de los comandos motores. Él predice las consecuencias sensoriales, por lo que no hay sorpresa y se queda en una simple caricia.

Aurora Ferrer | @auroraferrer Realización: David Navarro @madnavarro | Coveritmedia | Madrid | 05/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.