En Madrid llueve unos 60 días al año. Como el año tiene 365 días, suponiendo que te de igual lavar el coche un día que otro, hay una probabilidad del 16% de que laves el coche un día y al siguiente llueva.

Es decir, lo normal es que no te ocurra. Te diré más, no te ocurre. Pero tienes la sensación de que siempre te pasa debido a un fenómeno psicológico que se llama 'sesgo de la negatividad' y que sufrimos debido a la evolución. En concreto, se remonta a cuando nuestros ancestros tenían que huir de los peligros para sobrevivir.

Desde entonces las cosas negativas nos afectan mucho más que las positivas, y se nos quedan grabadas de forma mucho más intensa en la memoria. Por eso, aunque llueva sobre tu coche recién lavado una vez al año, esa vez no se te olvida.