Es muy importante cuidar de nuestra salud. Por este motivo, en este tutorial en vídeo te contamos en qué consiste el desequilibrio electrolítico y cómo puedes prevenirlo.

Gracias a los electrolitos se producen correctamente las relaciones nerviosas del cuerpo y se favorece la función muscular. Por eso el desequilibrio de estos llega a ocasionar tantas preocupaciones. Puede estar causado por una dieta inadecuada, así que por mucho que sea verano y haya comenzado la temporada de barbacoas se debe mantener una buena alimentación. También, otro de los orígenes puede venir de la mala absorción de los electrolitos debido a distintos trastornos estomacales. Además, puede darse el desequilibro por trastornos hormonales, enfermedades renales o por ciertos medicamentos, como por ejemplo: medicamentos para quimioterapia, diuréticos, antibióticos o corticosteroides. En este vídeo te explicamos con detalle dónde están presentes estos minerales en nuestro cuerpo.

¿Cómo descubrimos que padecemos de desequilibro electrolítico? Mediante los síntomas. Si tienes los niveles alterados de potasio, magnesio, sodio o calcio, puede manifestarse en espasmos musculares, debilidad y convulsiones. Si los niveles fueran bajos, en este caso se experimentarían latidos irregulares, confusión, cambios en la presión sanguínea, trastornos del sistema nervioso y a largo plazo en los huesos. En cambio, si mostramos los niveles altos de electrolitos esto puede provocar: debilidad, espasmos musculares, entumecimiento, fatiga, latidos irregulares y cambios en la presión arterial. Si quieres saber cómo prevenir esta enfermedad, en este tutorial te damos una serie de trucos y consejos con los que podrás conseguirlo.

Los electrolitos se miden en miliequivalentes por litro (mEq/L) y los valores normales de sus componentes en un adulto son: En el calcio entre 4,5 y 5,5 mEq/L, para el cloruro de 97 a 107 mEq/L, en cuanto al potasio debe estar entre 3,5 y 5,3 mEq/L, el magnesio lo ideal sería entre 1,5 y 2,5 mEq/L y para terminar, el Sodio debería encontrarse a partir de 136 hasta 145 mEq/L. Descubre en el vídeo en qué alimentos que tomas a diario los puedes encontrar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo reducir el daño a tus ojos por mirar muchas horas la pantalla de tu ordenador

Te estás comiendo una tarjeta de crédito a la semana y no lo sabías