Científicos del estadounidense Instituto Scripps Research, en un estudio que acaba de ver la luz en la revista Nature Communications, afirman que han logrado revertir la dependencia del alcohol en roedores de una forma cuando menos sorprendente. “Hemos sido capaces de controlar la motivación para beber alcohol en individuos severamente dependientes como quien enciende o apaga un interruptor”, describe el profesor Olivier George, uno de los responsables del proyecto.

Concretamente, lo han hecho atacando a unas neuronas particulares de sus cerebros con rayos láser. Mediante un implante cerebral de fibra óptica que activa y desactiva el láser, los científicos han sido capaces de inhibir el comportamiento de esas neuronas y reducir dramáticamente el consumo de alcohol y los síntomas físicos de la abstinencia.

Se trata de un avance prometedor, aunque los propios investigadores advierten que podría tardar décadas en ver la luz, ya que utilizan técnicas innovadoras cuyo uso aún no se permite en humanos.

"Este trabajo requiere el uso de tecnologías de vanguardia que no están aprobadas para su uso en humanos, por lo que pueden pasar de 15 a 30 años antes de que veamos a personas con alcoholismo con implantes cerebrales que los ayuden a controlar su deseo", ha dicho George.