TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

PUEDEN VER DESTELLOS Y HALOS DE LUZ

Los operados con láser pueden sufrir trastornos visuales al cabo de los años

Un porcentaje importante de personas que corrigieron sus problemas visuales con tecnología LASIK pueden experimentar efectos secundarios por la operación.

Un ojo humano

Agencias Un ojo humano

Publicidad

Cada año, millones de personas se someten a una operación rápida e indolora para corregir sus problemas de miopía, hipermetropía y astigmatismo, una operación con tecnología láser (LASIK) que se ha convertido en un tratamiento muy habitual desde que revolucionara la cirugía oftalmológica en la década de los noventa.

Según datos de 'EyeNet Magazine', desde 2009 se han realizado más de 28 millones de intervenciones de este tipo en todo el mundo. Justo desde ese mismo año varias instituciones gubernamentales de Estados Unidos llevan analizando la calidad de vida posterior de los que pasan por este procedimiento tan omnipresente por la buena fama y las campañas de publicidad.

El primer informe que resultó del análisis puso de relieve algunos de los impactos perjudiciales del uso del láser ocular, cuando lo que antes teníamos eran casos aislados. En 2014 mostraron que algunos pacientes desarrollaron nuevos problemas que afectaron negativamente en su día a día, como problemas para conducir de noche o con una luz de sol fuerte.

En ese momento el número de casos de los que sufrían efectos secundarios era pequeño, sólo el 1% de los pacientes operados en Estados Unidos, y fue complicado sacar conclusiones firmes a partir de esos datos.

Ahora, el grupo de trabajo ha ampliado sus conclusiones, que han sido publicadas en 'Archives of Ophthalmology' y ofrecen una imagen más completa, ya que sugiere que el porcentaje de personas que se someten a LASIK y tienen nuevos síntomas visuales es mayor de lo que se pensaba. Entre los síntomas destacan imágenes dobles, resplandores inusitados, visionado de halos o destellos de luz.

Los datos se basan en un cuestionario a los operados, según el cual más del 95% de los encuestados estaba satisfecho con las mejoras, incluyendo la reducción de la sequedad de ojos después de las cirugías.

Lo negativo es que un porcentaje sustancial dijo que les habían aparecido nuevos síntomas, incluyendo el de ojos secos, que apareció de forma leve, moderada o severa en el 28% de los pacientes tres meses después de la operación. Además, entre el 43% y el 46% experimentaron después del mismo período de tiempo uno o dos de los síntomas anteriormente señalados (resplandores, halos, imágenes dobles y demás)

Durante la cirugía, los médicos hacen una pequeña incisión en la córnea para después eliminar con el láser parte del tejido para mejorar la visión de la persona. Los resultados de la encuesta demuestran que no hay cirugía totalmente perfecta. Y es que, aunque sólo entre el 1% y el 4% de los encuestados se declaraban insatisfechos entre el tercer y el sexto mes tras la cirugía, resulta preocupante el alto porcentaje de personas con nuevos síntomas en su visión, a pesar de que no se sintieran incapacitados por ellos.

Publicidad