TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

COME DEL SUELO

Adiós regla de los cinco segundos: la ciencia dice que puedes comer lo que cae al suelo media hora después

Si hace poco unos investigadores dijeron que en menos de un segundo nuestra comida estaba infectada, ahora, un nuevo estudio asegura que podemos comer alimentos del suelo hasta media hora después. La regla de los cinco segundos, a debate científico.

Cuidado si lo que se te cae es sandía o alimentos húmedos...

MaxPixel Cuidado si lo que se te cae es sandía o alimentos húmedos...

Publicidad

Berta Mina | @BertaMina | Madrid
| 26.05.2017 13:50

Llevas un rato oteando una deliciosa gominola de un bol, pero, en el momento en el que te decides a cogerla para paladearla de una vez por todas, haciendo alarde del mayor patosismo del mundo; te fallan los dedos y se te cae al suelo. ¿Y ahora qué? ¿En serio vas a dejar de comerte el ansiado manjar? ¿Lo vas a recoger del suelo y echar a la basura sin más? Sabes que no.

En estas circunstancias, en las que una inmensa mayoría de los humanos nos hemos encontrado, es más que probable que te aferres a la conocida como ‘regla de los cinco segundos‘ -lo sabemos, en algunos casos se reduce incluso a tres- y te convenzas de que si consigues que no pase esa cantidad de tiempo antes de que rescates del suelo ese manjar, no pasa nada por llevártelo a la boca y saborearlo como si nada hubiese ocurrido. ¿Error? La ciencia responde.

De los cero segundos a los treinta minutos

"¡Cómetelo antes de que pasen cinco segundos! ¡Corre!". Hablamos de una regla no escrita -hasta ahora- que ha marcado la infancia de muchos de nosotros. Pero, ¿realmente se pueden comer? ¿Esa tostada, patata frita o galleta que acaba de ser rescatada del suelo no se ha contaminado de bacterias? Un cojunto de científicos ha decido analizar esta creencia. Y lo han hecho a fondo.

Fue en el año 2007 cuando un grupo de investigadores de la Universidad de Clemson, en Carolina del Sur, señaló que aquella norma popular universalmente compartida no solo era mentira sino que reducían el tiempo de salubridad de los alimentos todavía más estableciendo la ‘regla de los cero segundos‘ concluyendo que la transferencia de bacterias del suelo a la comida podría ser casi instantánea.

Nuestro gozo en un pozo. Un pozo lleno de gérmenes y bacterias que convierte en incomibles los trozos de comida que, por descuidos involuntarios, terminan desparramados e infectos...

Sin embargo, años después, científicos de la Universidad de Aston en Birmingham tiran por tierra -nunca mejor dicho- este análisis asegurando a bombo y platillo que los cinco segundos estipulados no son incluso reducidos. Puede pasar media hora y nuestro manjar seguirá intacto sin bacterias de ningún tipo.

La cojo o no la cojo... Esa es la cuestión | Flickr

¿Cuánto aguantan las delicias que caen al suelo en buen estado?

Nadie está diciendo que obviemos el uso de platos y nos dediquemos a comer directamente del suelo. Pero si lo que cae es un alimento duro y seco, como una galleta o sándwich tostado, tenemos media hora de reloj para recogerlo e hincarle el diente.

"Las probabilidades de enfermar por comer un pedazo de comida del suelo son bajas“, aseguraba en The Daily Mail el científico Anthony Hilton, autor principal del reciente estudio. Claro que Hilton apuntaba ciertas normas no planteadas hasta el momento como que si caen sobre baldosas hay menos probabilidades de que se infecten que si donde van a parar es en una alfombra.

No solo eso. La nueva ‘regla de los treinta minutos‘ va un poco más allá y elimina de los alimentos salvados de caidas involuntarias aquellos que son "húmedos o pegajosos", como pasta cocida, frutas acuosas del estilo de la sandía o los pasteles cremosos. Datos que coinciden con las anteriores investigaciones que demostraron que este tipo de comida podría llenarse de bacterias en menos de cinco segundos.

Si se ha dibujado una sonrisa en tu rostro pensando en comerte ese panchito que se te ha caído mientras leías esto, ojo, porque ahora viene lo extraño: resulta que tanto el estudio de Aston como el de Clemson usaron métodos casi idénticos de investigación y, en última instancia tuvieron los mismos resultados, pero con conclusiones sorprendentemente diferentes.

Así, no nos queda otra que preguntarnos... ¿Hasta qué punto es legítima la regla de los cinco segundos? ¿Podemos dejar pasar los minutos hasta alcanzar los treinta o, por el contrario, ceñirnos a los estrictos cero segundos? La ciencia continúa trabajando para darnos una respuesta clar.

Publicidad