TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

ADIÓS A LAS CADENAS DE FRÍO

Logran enviar muestras de esperma congelado por carta

Se trata de un nuevo modelo para enviar muestras sin depender de envases específicos ni cadenas de frío.

Logran enviar muestras de esperma congelado por carta

DAIYU ITO, UNIVERSITY OF YAMANASHI Logran enviar muestras de esperma congelado por carta

Publicidad

Una de las grandes dificultades a las que se enfrentan los científicos es la de enviar muestras a otros laboratorios o compartirlas con colegas para recibir una segunda opinión o confirmar hallazgos. Principalmente cuando estas muestras son de organismos vivos y contienen tejidos, sangre u otros fluidos corporales. ya no tienen que preocuparse de que sus botellas de esperma de ratón se rompan en tránsito.

Uno de los primeros equipos científicos en abordar esta dificultad con éxito fue el del laboratorio de Teruhiko Wakayama: de hecho fueron los primeros en conseguir la liofilización y preservación de esperma de mamíferos (en este caso de ratones) y no solo los enviaron a otra universidad, ni siquiera a otra continente, sino al espacio, a la Estación Espacial Internacional (ISS). El propósito era estudiar los efectos de la radiación espacial en ratones bebé

Para este viaje, el esperma se conservó originalmente en una ampolla de vidrio, un recipiente que si bien era pequeño, se rompían fácilmente y ocupaban mucho espacio debido a que debían usarse cojines específicos para evitar daños en las ampollas que harían que los espermatozoides fueran inutilizables.

El avance les permitió enviar esperma de ratón a la ISS y producir, al regreso de la misión, una camada saludable. Pero los contratiempos provocados por el material de los envases seguía siendo un obstáculo. Así es como el laboratorio de Wakayama comenzó su búsqueda de un nuevo método de preservación, uno que no se rompiera ni requiriera mucho espacio de preservación.

La primera opción fue utilizar láminas de plástico: son compactas y no se rompen. Pero resultaron ser tóxicas para los espermatozoides. Finalmente, los investigadores descubrieron un aliado inesperado en un material muy común y fácil de manejar: el papel.

"Cuando desarrollé este método – explica el líder del estudio, Daiyu Ito – para preservar el esperma de ratón mediante el secado por congelación, pensé que debería poder enviarse por correo en un sobre, por lo que cuando la descendencia nació después de haber sido enviada por correo, quedé muy impresionado. La estrategia de usar papel es mucho más sencilla y económica en comparación con cualquier otro método. Creemos que los espermatozoides nunca esperaron que llegaría el día en que llegarían a destino a través de un buzón”.

Felicitación de año nuevo con esperma de ratón
Felicitación de año nuevo con esperma de ratón | DAIYU ITO, UNIVERSITY OF YAMANASHI

Uno de los mayores desafíos fue confirmar que las muestras seguían siendo viables después de ser enviadas en este formato inédito. Y, tras enviarlo por correo normal, descubrieron que no había ningún problema con las muestras. Los científicos del laboratorio Wakayama enviaron los espermatozoides de ratón en postales. Uno de los miembros del equipo incluso envió a otro una tarjeta de "Feliz Año Nuevo" con esperma de ratón como regalo. Los resultados se han publicado en iScience

Con el nuevo método de preservación, miles de espermatozoides de cepas de ratones podrían almacenarse en un solo libro, señalan los autores. De hecho han denominado a este el "libro de espermatozoides". El libro se almacenó en un congelador a -30 ° C hasta su uso posterior para experimentos.

Los científicos creen que el "libro de esperma" y el método de envío, una vez perfeccionados, tendrán un fuerte impacto en su campo en todo el mundo. Su próximo objetivo es poder almacenarlos durante al menos un mes a temperatura ambiente. En el futuro, también esperan desarrollar un método que permita que los espermatozoides liofilizados vuelvan a la vida y se fertilicen por sí mismos cuando se rehidraten.

Ahora se reconoce que los recursos genéticos son un activo para el futuro de la humanidad – concluye Ito – . Aunque muchos rasgos genéticos no son necesarios para la supervivencia, dependiendo del contexto ambiental, es necesario preservarlos. El método de preservación retratado en este estudio será el método más adecuado para la preservación segura de una gran cantidad de valiosos recursos genéticos debido a la resistencia a la rotura y al menor espacio requerido para el almacenamiento”.

Publicidad