Amelia Eldred es una niña británica de 7 años cuyo gran sueño es bailar. Desgraciadamente, la joven recibió una noticia devastadora: los médicos le detectaron un tumor de 10 centímetros en la pierna izquierda que había afectado al hueso.

El primer tratamiento consistió en quimioterapia, pero los resultados no fueron satisfactorios. Ante esta tesitura, se tuvo que tomar la drástica medida de amputar la extremidad.

Sin embargo, los expertos hallaron una curiosa forma de que la niña mantuviera la movilidad inferior: recolocarle la pierna al revés. Este procedimiento recibe el nombre de "rotoplastia" y consiste en colocar la pierna hacia atrás y permitir que la articulación del tobillo funcione como la rodilla.

No todos los pacientes con piernas amputadas pueden someterse a esta cirugía. Sin embargo, la niña conservaba intactas las articulaciones de su miembro inferior,por lo que era apta.

Según los expertos, con una prótesis adecuada y rehabilitación, Amelia podrá realizar actividades corrientes e incluso practicar deporte.