Caminar cada día es una acción muy beneficiosa para la salud y que los expertos siempre aconsejan. Este hecho es bien sabido, sin embargo un estudio plantea que quizá no debamos atender solamente a la frecuencia con la que realizamos esta actividad, sino a qué ritmo. Esto puede sonarte, pero no solamente se trata de perder peso, sino de la vejez.

Basta con caminar un poco cada día para que nuestro cuerpo lo agradezca. Una reciente investigación publicada en la revista médica JAMA Network Open, plantea la posibilidad de que la velocidad a la que caminamos puede estar relacionada con nuestro nivel de envejecimiento.

Alrededor de 1.000 personas fueron analizadas desde que nacieron hasta los 45 años. ¿Qué relación tiene el ritmo de la marcha con el envejecimiento? En el vídeo conocerás los detalles.

Según afirman algunos expertos, deberíamos dar un mínimo de 10.000 pasos diarios, es decir, unos 8 kilómetros, para mantenernos en buena forma. Sin prisa, pero sin pausa. Si hasta el momento considerabas que caminar era beneficioso para la salud corporal, debes saber que hay algo más, y está relacionado con el paso del tiempo y cómo ello afecta a cada individuo en función de su ritmo al caminar.

Unas personas envejecen más rápido que otras. Esto se debe a factores biológicos, como el colesterol, el sistema metabólico, la presión sanguínea… que influyen en el envejecimiento, no relacionado a la edad cronológica, sino a la biológica. Además, los hábitos de nuestro día a día condicionan también este avance.

Envejecer es un proceso vital inevitable. Pero no significa que sea algo negativo. Existen muchas formas de concebir este hecho, y la ciencia descubre constantemente nuevos hechos que cambian nuestra manera de percibir la vida y todo aquello que no entendemos de esta, como lo que te contamos en el vídeo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Se puede recuperar el sueño después de despertarte en mitad de la noche?