IMPLANTADOS EXTERNAMENTE

IMPLANTADOS EXTERNAMENTE

¿Te imaginas tu cabeza llena de recuerdos falsos?

En el campo neurológico en ocasiones se han llevado a cabo investigaciones que nos trasladan más a una película de ciencia ficción que a la realidad. La posibilidad de implantar recuerdos en la memoria es una de ellas.

Cerebro
Avances científicos sobre el cerebro | Antena 3 TV

“Un nuevo paso para leer la mente”, “Un interruptor para encender y apagar la capacidad de memorizar”, “Logran implantar recuerdos falsos en ratones”. Estos titulares no son falsos y, aunque lo fueran, desde hace décadas se han convertido en una realidad.

Lo que es imposible por el momento es que puedas “recordar” experiencias que jamás hayas vivido. Pero, tranquilo, están “trabajando en ello”, como diría un político de cuyo nombre no puedo acordarme.

Nuestra mente se adapta a nuestro entorno y puede llegar a validar un evento que solamente haya existido en la fantasía a través de sucesivas repeticiones mentales. Vale, podemos vivir con el hecho de que nuestro cerebro no es una máquina infalible, pero ¿nos sentiríamos tranquilos si nos pudieran borrar recuerdos como en 'Olvídate de mi' de Michael Gondry? O peor aún ¿si tus neuronas almacenaran 'vivencias' que nunca hayan existido?

Un grupo de científicos del MIT ha publicado una investigación, en fase embrionaria, sobre la inoculación de recuerdos falsos en ratones de laboratorio mediante la técnica de la optogenética, una técnica que consiste en implantar fibras ópticas en sus cerebros para poder enviar impulsos de luz a sus neuronas.

La memoria del miedo

Algunos de los ratones, al mezclar recuerdos desagradables falsos, cambiaron lo que para ellos eran ambientes favorables. Los animales se quedaban paralizados de miedo por la estimulación artificial con leves descargas eléctricas. Cuanto menos, inquietante.

Lo más llamativo de esta investigación que se publico en la revista Science es que el rastro neurológico es muy parecido si se trata de un recuerdo real o de si es uno implantado por los científicos.

El control de las neuronas se hace mediante cambios físicos y químicos en estas células del cerebro y en las conexiones interneuronales. Va un paso más allá de la simple implantación de una sensación de 'déjà vu' para desorientar a los animales, ya que se trata de acceder a la misma entraña del recuerdo para modificarlo.

El estudio abre la puerta a comprender un poco mejor el porqué de la fragilidad de nuestra mente. “Nuestra memoria cambia cada vez que almacenamos un nuevo recuerdo. Por este motivo podemos incorporar información nueva en recuerdos antiguos y así formar un falso recuerdo”, describen en su estudio.

Los dilemas éticos

Aunque el proyecto está en una etapa primaria no se puede dejar de pensar en las consecuencias que puede acarrear la manipulación del cerebro, por muy hipotéticas que sean.

Para que veamos algo parecido en humanos tienen que pasar muchos años, por lo que de momento solo nos queda imaginar aplicaciones de esta investigación en casos de estrés postraumático o enfermedades tan complejas como la esquizofrenia.

Como suele ocurrir con cualquier avance, la raza humana siempre tiende a ver esa cara oscura, ese uso siniestro a la par que atractivo del hecho de crear recuerdos a nuestro gusto. Aunque bueno, seguro que incluso la rueda en su momento se llevó a unos cuantos por delante.

Javier Pérez Rey | @javierperezrey | Madrid | 15/07/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.