LA EVOLUCIÓN SIGUE HACIENDO DE LAS SUYAS

LA EVOLUCIÓN SIGUE HACIENDO DE LAS SUYAS

Hombres peces: la tribu indonesia que está evolucionando para vivir debajo del agua

Sus miembros pasan hasta el 60 % de su jornada laboral bajo el agua, lo que ha propiciado que desarrollen ciertas adaptaciones físicas y genéticas para así realizar sus increíbles inmersiones.

Los bajau tienen el bazo más grande de lo habitual, porque su organismo se está adaptando a sus labores cotidianas bajo el agua
Los bajau tienen el bazo más grande de lo habitual, porque su organismo se está adaptando a sus labores cotidianas bajo el agua | Pixabay

La tribu de los bajau es una población que habita las costas de Malasia e Indonesia y que vive en unas casas flotantes sobre el mar. Desde que se asentaron en las costas en el siglo XX siempre han utilizado sus métodos de pesca tradicionales, para los cuales solo necesitaban unas gafas de bucear de madera y algunas pesas de mano, nada de bombonas de oxígeno. Esto provocaba que su éxito a la hora de encontrar los alimentos con los que subsistir dependieran de su capacidad para aguantar debajo del agua conteniendo la respiración durante el mayor tiempo posible.

Según ha comprobado recientemente un equipo de investigadores, con esto han desarrollado capacidad físicas y genéticas especiales para desarrollar esta labor con mayores garantías. Tal y como han explicado en una investigación publicada en la revista 'Cell', han encontrado que los miembros de los bajau tienen bazos significativamente más grandes que las personas que viven en la aldea vecina y que, en lugar de pescar, han apostado por la agricultura para subsistir.

El bazo juega un papel importante a la hora de estar más tiempo bajo el agua, puesto que es el lugar donde se almacén los glóbulos rojos. Durante la inmersión, el bazo se contrae y empuja los glóbulos adicionales que hay en su interior hacia la sangre en circulación, para así aumentar su capacidad de transportar oxígeno. Esto quiere decir, que si es más grande, podrá albergar y añadir al torrente sanguíneo más glóbulos rojos.

De igual forma, los investigadores también analizaron el ADN de los miembros de esta tribu y encontraron que existe una variación genética muy extendida entre ellos. Se trata de un gen que ayuda a controlar los niveles de una hormona llamada T4. Esta provoca cierto aumento en la tasa metabólica, es decir, en la cantidad de energía que el cuerpo puede usar en un período de tiempo determinado, por lo que resulta clave para ayudar al organismo a enfrentarse a los bajos niveles de oxígeno mientras que se bucea conteniendo la respiración. Además, como ya quedó demostrado en ratones, esto se asocia también a un mayor tamaño del bazo, tal y como ocurre con los bajau.

Por otra parte, encontraron que los genes de estos ‘hombres peces’ provocaban que la sangre se fuera desde las extremidades a otras partes del cuerpo más importantes como el cerebro, el corazón y los pulmones, para que allí nunca faltase el oxígeno.

Ciencia en TecnoXplora | @TecnoXplora | Madrid | 27/11/2018

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.