TecnoXplora » CienciaXplora » Divulgación

UN EQUIPO DE INVESTIGADORES RECREA EL EXPERIMENTO MILGRAN

Hemos cambiado poco desde el nazismo: seguimos obedeciendo a la autoridad sin rechistar

El célebre experimento de Milgran sobre la obediencia a la autoridad se ha repetido en Polonia, en una versión menos violenta. Y los resultados son horriblemente similares.

La mente humana no ha cambiado mucho desde el nazismo en su sumisión a la autoridad

frank_hb en Flickr bajo licencia CC La mente humana no ha cambiado mucho desde el nazismo en su sumisión a la autoridad

Publicidad

La gente sigue siendo obedientes con la autoridad, aunque piensen que están haciendo algo malo, y están dispuestos a utilizar peligrosas descargas eléctricas contra otras personas, incluso cuando saben que estas pueden ser potencialmente mortales.

A esta conclusión ha llegado un estudio polaco, después de una serie de trabajos que han recreado los que hiciera Stanley Milgram hace medio siglo. En sus experimentos probaron como las personas estaban totalmente dispuestos a usar esas descargas si alguien externo le animaba a ello. Los participantes escucharon los gritos de las otras personas, aunque tales descargas nunca llegaran a ser reales, y creían que estaban haciendo algo potencialmente mortal.

Estos trabajos de Milgran se hicieron con la sombra cercana del nazismo y quisieron demostrar la atracción por estos extremos de los seres humanos si su voluntad es guiada con una dirección autoritaria. Ahora, un grupo de psicólogos sociales han querido demostrar que las reacciones serían igual de obedientes que en esa época.

 

Sorprende la facilidad con que la gente puede estar de acuerdo con hacer cosas que, de conocerlas en otro contexto en el que no hubiera presión de la autoridad, las calificarían de repulsivas y desagradables, según cuenta uno de los psicólogos que han participado en la investigación en 'The Independent'.

¿Darías una descarga eléctrica para dañar a alguien en pleno 2017?

El experimento realizado en Polonia es el primero de este tipo que se realiza en un país de Europa Central, aunque para probar el nivel de obediencia de los participantes les sometieron a una terapia de choque con niveles más bajos que los que usaba Milgram en sus experimentos.

Juntaron a 80 personas (40 mujeres y 40 hombres), con edades comprendidas entre los 18 y 69 años, y les pusieron botones con diez niveles para presionar, cada uno con un nivel más alto de electricidad.

Casi el 90% de las personas estaban dispuestas a llegar al punto más alto, demostrando un nivel de obediencia similar al que se registró hace cincuenta años, según recoge el estudio publicado en la revista 'Social Psychological and Personality Science'.

La muestra era pequeña y hay que ser cautos con los resultados, pero los autores del estudio afirman que sólo hubo cierta limitación cuando las personas pensaban que estaban soltando una descarga a una mujer.

Aunque el de Milgram haya sido un experimento repetido posteriormente y que forma parte de la cultura popular (recordemos la película 'La ola', basada en él), los resultados siguen pareciendo hoy en día espeluznantes... Y no podemos decir “cómo hemos cambiado”...

Publicidad