Debido a la posibilidad de que el COVID-19 surgiera de la ingesta o contacto de un humano con un animal infectado, tanto la OMS como la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea han recomendado evitar, durante la pandemia por coronavirus, el consumo de productos animales crudos.

A lo largo de la historia, multitud de gérmenes y enfermedades se han transmitido al ser humano por ingerir alimentos de origen animal sin cocinar, como por ejemplo la bacteria Escherichia Coli o la Salmonella. Cuando cocinamos a altas temperaturas estos alimentos, matamos los posibles agentes patógenos que se puedan encontrar en ellos. Si no lo hacemos y la comida no ha sido correctamente inspeccionada, podemos contraer una enfermedad.

La temperatura necesaria para acabar con los posibles gérmenes que se puedan encontrar en la comida depende del tipo de alimento y de la cantidad. Las industrias de procesamiento de alimentos son, por lo general, las encargadas de revisar que la carne y el pescado que llega a nuestros platos se encuentre en buen estado. Sin embargo, sigue existiendo cierto riesgo al tomar alimentos de origen animal sin cocinar.

La pandemia de COVID-19 ha afectado a nivel mundial. Pese a que poco a poco España parece volver a cierta normalidad, es imprescindible seguir manteniendo las medidas de seguridad, como lavarse las manos y mantener la distancia de seguridad.

Por ello, la OMS y la Dirección General de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea han indicado una serie de recomendaciones a seguir para evitar un nuevo brote o enfermedad. En el vídeo superior te mostramos cuáles son.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Desarrollan una mascarilla capaz de "neutralizar" el COVID-19